El Rincón del Pensamiento

Vivir de una estrella


Si hace 25 años me hubieran dicho que podría disfrutar de cosas tan simples como una buena película en el momento que yo lo disponga y desee y no esperando que la den en televisión o de que la caja más famosa de casa esté o no ocupada, no lo hubiera creído.

Soy de la que usa Internet para ver… descargar… pero no por ello dejar de comprar ni cine, ni música, ni series… Poder alcanzar el material que siempre has querido es muy caro, y la vida lo hace más caro aún, ¿y por ello el arte han de tenerlo sólo los privilegiados? En 25 años la vida sigue siendo injusta, de no ser por Internet…

Me encantan los clásicos… y ahora es cuando más tiempo tengo y tendré para poder disfrutar de ellos. las circunstancias te acercan sin querer a estas cosas.

Con la descarga de los clásicos que siempre he querido tener comenzó el dilema de por dónde empezar. Así que he aquí el primero.

Frank Capra en 1944 nos deleitó en el cine con una comedia con Cary Grant de protagonista. Enredos y fiambres con un solterón empedernido que cuando dice el sí quiero y se dispone a comunicárselo a sus encantadoras tías, descubre que tienen un hobbie muy especial: divertida, entretenida… y con un Grant encantador, “Arsénico por Compasión” es uno de los clásicos que hay que ver para saber que el cine es una forma de pasar el tiempo.

El otro clásico sencillamente adorable… “Desayuno con Diamantes“. Chica, Nueva York, triste, solitaria, busca fiestas, vivir y tratar de que ningún hombre la use, sino ser ella quién use a los hombres. Simple, y a la vez una tremenda complegidad en la vida de Holly que busca la felicidad en su pequeño apartamento de la Gran Ciudad acompañada de “gato”, y sus maravillosas extrentricidades. Audrey Hepburn es sencillamente perfecta, aunque mi devoción hacia Monroe siempre esté delante, que rechazó el papel cuando se lo ofrecieron para tratar de cambiar esa imágen de frívola que la perseguía entonces.

La moraleja podría ser “buscar la perfección cuando quizás a tu lado tienes al que necesitas”. Yo miro, lo hago bien… a mi alrededor. Y mientras Holly tiene la suerte de ser guapa, encantadora, inteligente, alocada y saber que con sólo un guiño de ojos puede tener 50$ para el tocador del caballero que desee, las hay que eso, ni en sueños. O bueno, sólo en sueños.

En mi vida se aplicaría aquello que dice el propio Paul aquel “Ya lo sabías Holly, lo sabías… y no lo quisiste ver”. Cierto, lo sabía.

Del Blog aprendizdeperiodista2.spaces.live.com/blog/cn...

Del Blog "aprendizdeperiodista2.spaces.live.com/blog/cn..."

Soñando con Tiffanys de la 5ª Avenida, con tener aquello que otros tienen siendo algo simple y sencillo y que todos esperan en la vida. En cierta forma, me siento como si contemplara la vida pegada la cara a un escaparate, sabiendo que no podrás alcanzarlo. Y sin necesidad de tener el teléfono en una maleta para que suene menos, o guardar el perfume en el buzón.

Cita: Querer… no es siempre poder…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s