El Rincón del Pensamiento

El Coloso en Llamas


En 1974 Paul Newman y Steve McQueen trataban de salvar a los inquilinos del edificio más alto de San Francisco que se había construído hasta ese momento. Dos de las grandes productoras se unieron para ofrecer todo un clásico del cine de catástrofes -un género que se popularizó enormemente en los años setenta. Fue la segunda película más taquillera del año 1975, tras “Tiburón” (“Jaws”)- y, en cuanto a premios, consiguió 3 Oscar “menores”, aunque tuvo 8 nominaciones, incluyendo el de mejor película.

Se organiza una fiesta con numerosos invitados en la sala de baile situada en la planta más alta del edificio recien construído y el más alto del mundo en ese momento. Antes de la celebración, el promotor del rascacielos (William Holden) se entera de que su yerno (Richard Chamberlain) ha hecho modificaciones importantes en detalles técnicos del edificio sin contar con nadie. Cuando la fiesta ya ha comenzado, un cortocircuito en la instalación eléctrica de uno de los pisos, hace que se origine un incendio que se propaga rápidamente a los pisos superiores. En un edificio tan alto los bomberos no pueden controlar un fuego de esa magnitud (comienzan a tener problemas a partir del piso séptimo), por lo que intentan evacuar a los invitados de la fiesta de todas las maneras posibles. El jefe de bomberos (Steve McQueen) dirige las operaciones y está en contacto con el arquitecto del edificio (Paul Newman), quien le explica las características del rascacielos tratando así por todos los medios de sacar a los supervivientes de la enorme ratonera. Ante una situación cada vez más desesperada, el arquitecto tiene una idea que tal vez resulte, lanzar un cable desde el edificio más cercano y sacar a la gente desde el rascacielos al otro edificio dado que es imposible bajarlas desde el piso 138. Cuando ven que esto tampoco va a ayudar ya debido a que se les acaba el tiempo, optan por volar en mil pedazos los enormes tanques de agua en la azotea y tratar de apagar el descomunal incendio.

Fred Astaire, Faye Dunaway y Jennifer Jones forman parte también del elenco de reparto de estrellas de un film que quedará siempre en el recuerdo como de esos grandes que ha habido en el cine sobre catástrofes.

Sencillamente inprescindible. Vista así te dices que eso es imposible que ocurra. Luego la realidad supera la ficción: La Torre Windsor de Madrid es el ejemplo más parecido… Lo que un incendio puede aunque en diferentes circunstancias: El World Trade Center de Nueva York. Mejor, que sea todo ello en el cine.

Cita: “Que todo lo que supera nuestra imaginación en cosas malas quede para la gran pantalla

Anuncios

Una respuesta

  1. Colosal película, como ya el titulo lo indica, y en donde John Guillermin no escatimó en medios, con un guión impecable, y un ramillete de actores de Primera División.
    Colosales, Paul Newman y Steve McQueen, pero sin olvidarnos del bueno de Fred Astaire (como si no hubiesen pasado los años para el “viejo bailarin”.
    Para mi, es la mejor película denominadas de catástrofes realizadas hasta la fecha de su producción, y pienso que hoy dia todavia no ha sido superada (cuanto darian algunos directores de la actualidad, por hacer un trabajo igual que este).
    Como digo colosal, por todas partes, y es que la verdad, uno no se cansa de verla, y no por que me guste el fuego, ni mucho menos, sino porque al cabo de más de 30 años de su estreno, sigue siendo… COLOSAL.
    Saludos!!!

    Me gusta

    octubre 7, 2008 en 1:37 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s