El Rincón del Pensamiento

For you’re always… in my heart


Ya es Legenda. Nació como una estrella, vivió como un mito, y murió siendo el rey.

Habrá gente que haya creído todo lo que se ha dicho de él. Habrá gente que haya dudado cuando fue acusado. Y habrá habido gente, que tras el funeral emitido en directo para todo el planeta, haya creído que ahora ya poco importa todo aquello, o que de nuevo la extravagancia le rodea.

El Rey del Pop era Rey por algo. Un niño grande que veía en cada persona, algo más de lo que los ojos a simple vista podían captar. Un niño grande en el que se reflejaba ese Peter Pan con el que todos hemos soñado. Un niño de sonrisa dulce, limpia y pura… un niño que nunca quiso crecer.

El rey nos deja su legado. No hay nadie, en ningún rincón de este planeta que no sepa quien es Michael Jackson. Y era algo más que un cantante o un showman, era un ser humano con un corazón tan grande que no le cabía en el pecho y que aún teniendo todo lo que tenía, siempre le sobraba todo para los que no poseían nada.

No sólo tiene el record al disco más vendido del planeta, también tiene el record de la persona que más dinero dedicaba a obras benéficas: allí donde hacía falta, en aquel recóndido lugar, Michael cedía generosamente y sin ánimo de lucro su mano.

Alguien dijo una vez que su único problema era estar rodeado de gente que realmente no le quería ni le apreciaba como lo que era. Gente que a su lado, podía tenerlo todo, y que por ello buscaban beneficio de su persona. Gente que nunca pensó que en el fondo, y aún rodeado de gente, se sentía solo.

Millones de seguidores en todo el planeta hemos dicho el último adiós a Michael. Ya no oiremos su voz, aunque esperábamos haberlo hecho en su nueva gira (quizás la última) que iba a traerle a montones de rincones distintos. El Rey había vuelto… y aunque todo el mundo decía que el Rey estaba acabado, cada vez que el Rey caía, el Rey se alzaba más fuerte.

Hoy, millones de almas dan su último “hasta siempre” a Michael Jackson. Almas que han crecido viendo en él a un ídolo, a un hermano mayor…

Quizás ya no habrá nadie en el mundo que mire a los desfavorecidos como él hacía, que sufra al ver llorar a un niño por no tener qué comer o por enfermar por falta de una simple vacuna en algún rincón, que reivindique cosas tan importantes como que somos el legado del planeta y que si no cuidamos de nuestro hogar, estamos condenando nuestro futuro. Y todo esto, dicho más de una vez, no como un eslogan de un momento dado y punto porque es algo que vende. Era algo que decía una y otra vez, sin descanso, porque le importaba, porque quería que nuestros hijos y los suyos, heredaran un maravilloso lugar. Uno que habíamos heredado y que no respetamos en absoluto y nos puede ser arrebatado: por la guerra, por el hambre, por la naturaleza enfurecida por no devolverla en armonía lo que nos ofrece.

Quizás haya gente que de nuevo, busque ahora en su muerte su forma de aprovecharse de él contando mentiras por el sólo hecho de sacar un beneficio propio. Siento pena por aquellos que han sacado dinero por una entrada para un evento que ERA gratuito, que se han promocionado a su costa cuando su cuerpo aún no estaba frío, que se han aprovechado de su difusión completamente gratis y en abierto para todos los rincones del planeta, que han asegurado justo ahora que mintieron en el pasado y pedido perdón ya demasiado tarde, ahora que no puede responder y que seguro él ya había perdonado. Por desgracia sé que será siempre el que lo dio todo a cambio de nada y que muchos de los que le rodearon jamás le imitaron.

Le hemos tenido que ver partir más allá de donde todos nosotros podemos ir de momento, para ver que es capaz de unir a gente, dando igual su raza, religión o estatus social. Todos unidos en su despedida como humanos, que rinden homenaje a otro ser humano.

Hoy el mundo pierde una estrella, el firmamento la gana y brillará desde el cielo igual que brillaba por si sólo en la tierra. Su música le hace ya inmortal, lejano como un pequeño punto en el cielo, que renacerá cada vez que alguien, en algún rincón, le recuerde o le escuche.

No nos olvides desde allá arriba Michael porque desde aquí abajo siempre te recordaremos.

Ya eres Leyenda Inmortal Por Toda la Eternidad.

Frase: “I would have followed you my brother, mi captain… my king!” [“Yo te hubiera seguido, mi hermano, mi capitán… mi REY”]

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s