El Rincón del Pensamiento

Tierra enferma


El decimo octavo ciclón tropical llevó por nombre Sandy. Sí, dieciocho en lo que llevamos de 2012. Se ha convertido en el segundo mayor por daños. Katrina asoló la Tierra en agosto de 2005, y este año Sandy se ha quedado sólo un puesto por detrás.

Arrasó Haití, la República Dominicana, Jamaica, Cuba, Bahamas, Bermudas… y alcanzó Estados Unidos y Canadá. 70 personas han fallecido en la zona del Caribe, 113 en Estados Unidos y 2 personas en Canadá.

Avanzó poderoso, y según ascendía hacia el norte del planeta… aumentaba la cantidad de lluvia y las tormentas eléctricas. Se desplazó tan lento, que los destrozos eran mayores y las lluvias continuas.

Una ciudad tan grande como Nueva York, quedó literalmente paralizada. Se podía seguir en directo gracias a cámaras colocadas por toda la ciudad. Ver por esa ventana desde este lado lo que estaba ocurriendo era terrible. El cielo parecía que iba a abrirse en cualquier momento, y tragarse todo aquello que tocara.

 

La luz quedó cortada, y la oscuridad lo sumió todo. Los vientos huracanados movían las cámaras desde donde podía verse a través de internet cada 60 segundos lo que ocurría. Las cámaras de la Estatua de la Libertad dejaban ver a la mujer mas famosa de la isla, casi apenas debido a la tromba de agua y el viento. Lo mismo que podía verse en la cámara que apuntaba hacia el famoso puente de Brooklyn. Un fantasma en la lejanía de la cortina de agua y las nubes.

Y tras la tormenta, que mantuvo el cielo oscuro durante dos días casi completos, los destrozos. El puerto de Long Island, la ciudad de New Jersey prácticamente al completo, arrasado. Gente incomunicada debido a los cortes de suministros eléctricos. El agua abnegando el metro de la mismísima Nueva York, que entraba por las bocas de acceso al mismo, como si de un sumidero se tratara…

Ha sido la primera vez que he podido ver algo así por un medio que no fuera la televisión. Y si en huracanes anteriores daba miedo, en directo, aún más.

Hoy el sol vuelve a brillar, la gente afectada busca la forma de salir del paso. Antes fue Katrina, hoy ha sido Sandy… ¿Y mañana?

El planeta parece dispuesto a decirnos una y otra vez que somos totalmente insignificantes. Que se siente herido, que le hacemos daño. Que para él, antiguo y poderoso, somos sólo una plaga. Una con la que hay que acabar para sobrevivir. O cambiamos… o sencillamente perdamos la esperanza.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s