El Rincón del Pensamiento

De la Última Cena… al Museo del Prado


Imagen

“La Última Cena” de Leonardo Da Vinci.

Soy una apasionada de Leonardo… Siempre he creído que era la típica persona capaz de soñar cualquier cosa, y hacerla realidad. No sólo era pintor, era un visionario… y un revolucionario. Estoy segura que igual que Julio Verne (otro de mis favoritos) sentía la necesidad de decir al mundo lo equivocado que estaba en todo.

Creo que jamás había sentido tal encuentro y recogimiento, hasta que he podido estar delante de su cenácolo en la iglesia de Santa Maria delle Grazie de Milán.

Quince minutos. No sé si mucho o poco tiempo, la verdad. Se me hizo largo y corto a la vez. Lo que sí era seguro es que fue realmente pura potra. Iba con la idea echa de que no sería posible verlo dadas las fechas y la precipitación del viaje. Y eso sin contar las colas, las reservas y las listas de espera para acceder a disfrutar de él que son eternas y de varios meses antes. La suerte sin duda alguna contribuyó a que pudiera ver en directo y además recién retocada, su obra. Y ocurrió…

En esos quince minutos tuve tres pensamientos:

1) “Aquí estoy, delante del puzzle que montamos juntas, no me lo puedo creer”.

2) “Es más grande y colorido de lo que creía. Es… precioso”.

3) “Javier, ahora entiendo por qué tuviste que escribir tu libro mucho mejor”.

Así que sí, dado que estoy bastante empapada en todo lo que Leonardo da Vinci ha hecho en vida y ha dejado después de muerto, aquel cuadro no escapaba para nada en los misterios, se dicen, que esconde. Y uno de los autores que lo ha plasmado ha sido sin duda Javier Sierra.

Puedo decir con orgullo que conozco a Javier, su carrera y su obra desde antes de que alguien casi supiera que escribía. Si fuera una estrella del rock podría decirse que soy una “grupi”. Compartíamos el mismo amor por Egipto y sus misterios. He leído y esperado con devoción cada una de sus obras, desde la primera hasta la última: desde su artículos en revistas, hasta aquella lejana Dama Azul, pasando por Puertas Templarias, edades de oro, el gran Napoleón y sus secretos en la Gran Pirámide, rutas prohibidas, ángeles perdidos y justo… La Cena Secreta.

En 2004 publicó precisamente esta obra que sin duda terminaría de catapultarle. Ahora ya no pasa desapercibido. En aquella novela, contaba como Leonardo daba sus últimos toques a su maravilloso mural, mientras el Papa Alejandro VI comenzaba a notar que los trazos del maestro ocultaba un mensaje blasfemo que estaba decidido a descifrar para poder condenar a su autor. Evidentemente no lo logró. Y a día de hoy podemos contemplar como Jesús aparece representado en su última cena con los apóstoles donde no hay un cáliz ni Eucaristía, ni rastro de cordero en los platos de la mesa, y donde los apóstoles ocultan detalles como un cuchillo, no portan halos, e incluso algunos sencillamente parecen darle la espalda… Nada en el libro tiene desperdicio: nada.

Tras “la Última Cena” escribió “El Ángel Perdido”…otra increíble novela de investigación, que nos transporta a Santiago de Compostela, y al mismísimo monte Ararat donde mitos y creencias aseguran fue allí donde el arca de Noé fue a parar. Otro de los libros muy recomendables.

En breve… exactamente en cuatro días, Javier presentará su nueva novela: “El Maestro del Prado“. No he querido desvelarme demasiado, sé que será un relato de investigación basado en el Museo de El Prado de Madrid, y que hará un recorrido por toda la pinacoteca dando claves de muchos de sus cuadros. Sólo en pensar en el edificio, lo que contiene… Es difícil superar al menos los dos libros que he mencionado. Pero también sé que no va a decepcionarme.

Anuncios

4 comentarios

  1. Hola Liz,

    da Vinci, Verne… palabras mayores. Dos grandes genios visionarios que merecen un lugar de honor en la Historia de la Humanidad.

    Respecto a mi paisano, Javier Sierra, gran escritor y gran persona (estoy convencido de ello, a pesar de no tener la suerte de conocerlo en persona como tú). He leído todos sus libros y sigo con mucho interés sus intervenciones en radio y televisión. Su “encuentro” con Sor María Jesús de Ágreda en esta localidad soriana es realmente mágico. Seguro que disfrutamos con “El Maestro del Prado“ tanto, o más, que con sus anteriores obras.

    Un saludo

    Luis (Maño)

    Me gusta

    febrero 1, 2013 en 10:52 am

    • Liz

      Vaya… Otro seguidor de Javier desde sus principios. Que gran sorpresa.

      Entenderas entonces cada sentimiento y palabra respecto a él y sus libros.

      Sólo en pensar en las obras del Prado y lo que esconde cada una de ellas, empezando por El Bosco (mis favoritas) muero por que llegue el dia 5 para devorar su libro.

      Gracias por tu comentario Luis 😉

      Me gusta

      febrero 1, 2013 en 10:57 am

      • Comprendo perfectamente tus palabras respecto a Javier.

        La primera vez que visite el Museo del Prado tenía 13 años. Fue durante un viaje de estudios a Madrid. Un viaje de ida y vuelta en el día con varios sitios por visitar. Por lo tanto, dicha visita no duró demasiado (creo recordar que unas dos horas). Fue una visita guiada donde nos mostraron obras de Goya y Velázquez. Recuerdo también el ‘Guernica’, todavía en el Prado antes de su traslado al Reina Sofía. Me impresiono enormemente el verlo protegido por un cristal blindado.

        A lo largo de los años, he visitado el museo en dos ocasiones más. Lamentablemente, en viajes fugaces y con el tiempo muy limitado. Entre mis planes, está viajar un día a Madrid y dedicar, al menos un día completo, a disfrutar del museo y de sus obras.

        Un saludo 😉

        Me gusta

        febrero 1, 2013 en 11:51 am

  2. Pingback: Los Faraones también sueñan | Tiempo Pequeño

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s