El Rincón del Pensamiento

Voyage, voyage…


Me encanta viajar. Siempre imaginaba que un día podría hacerlo constantemente. Siempre pensaba que estar quieta era como dejar pasar el tiempo sin sacar provecho a esa oportunidad. Mis padres fomentaron desde niña justamente eso: ver sitios, cerca, lejos… donde fuera. Siempre pensaba que en un futuro yo haría lo mismo con futuras generaciones. Me inculcaron que conocer otros lugares, te enseña lo diferente que es la gente y las costumbres que cada uno tiene, y te une más a la raza humana. Porque en el fondo, todos estamos en el mismo planeta y por diferentes que parezcamos ser, realmente no lo somos tanto.

Creo que por eso he tenido mucha suerte. Porque no todo el mundo ha visto prácticamente el 80% de su propio país y ha tenido la oportunidad de incluso ver lo que hay al otro lado de sus propias fronteras.

Se que en el fondo, he visto muy poco. Pero realmente lo que he podido ver me ha encantado. Guardo en mi retina sitios concretos, y momentos concretos que me arrancan la nostalgia al pensar en ellos y otros que me hacen pensar en la vez que soñé con verlos, y lo que sentí justo en el momento de estar allí. Por desgracia, para las persona de a pie, para poder conocer primero hay que ganar dinero para poder viajar, y esas dos cosas están regañadas bastante. O por el tiempo que te deja el trabajo, o por el dinero… o por ambas cosas. No tengo la suerte de tener un trabajo que me lleve a otros sitios, y los que he visto ha sido gracias al esfuerzo (y en estos tiempos que corren) la suerte de poder ahorrar para verlos. Siempre he dicho que si de casualidad una lotería me cambiaba la vida, lo tendría muy claro: Viajar.

Mi lista de pendientes es larguísima xD Tengo claro que algunos de los que he visto los repetiría sin dudarlo. Y entre los pendientes, Nueva York o Egipto son esos DOS GRANDES que al menos por mi parte he planeado desde que aprendí en el caso de la ciudad que nunca duerme, la letra de la canción de Frank Sinatra cuando mi inglés no era más que el de los colores… De momento no se ha dado. Imagino que por alguna razón, o al menos eso es lo que espero. Quizás no la vea nunca, pero mientras esté el “quizás” de por medio, ya se sabe…

Y en el tiempo de espera (que ha sido siempre muchísimo) no dejar de contemplar en la lejanía. Bendito sea Internet que nos ha abierto las puertas a algo que hace 20 años era impensable. Ver otros lugares sin necesidad de moverse, y por tanto: gratis. Uno de estos sitios que me encanta mirar para arrancarme esa espinita en la espera es la web www.minube.com La red de redes hace posible estos sitios. Gente de otros lugares, de otros países, suben ahí sus fotografías de lugares del planeta que visitan, permitiendo a otros poder verlo: Nueva Zelanda, Hawaii, El Gran Cañón, Tierra del Fuego, San Petersburgo, Florencia… Groenlandia. ¿Imagináis? Cualquier sitio está allí. Y si no, siempre puedes ir y subir tu experiencia.

Creo que es el sitio ideal donde mirar mientras esperas.

Anuncios

Una respuesta

  1. Los viajes son en la juventud una parte de educación y, en la vejez, una parte de experiencia.

    Francis Bacon

    Me gusta

    mayo 27, 2013 en 3:00 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s