El Rincón del Pensamiento

Vencer la muerte (4ª parte)


(1ª Parte)   (2ª Parte)    (3ª Parte)

640px-The_phalanx_attacking_the_centre_in_the_battle_of_the_Hydaspes_by_Andre_Castaigne_(1898-1899)“Fue la más sangrienta de todas sus batallas. Una carnicería. El fin de toda razón. Ya no volveríamos a ser hombres”.

Una increíble estrategia en un terreno totalmente desconocido para Alejandro, le dio la victoria. Durante casi ocho horas de duración, y la pérdida de muchas vidas, ni siquiera la carga brutal con elefantes de guerra pudo con ellos. El impacto psicológico debió ser brutal al ver como aquellos animales se les echaban encima, y más teniendo en cuenta que el caballo y por tanto la caballería de Alejandro al completo, tienen pavor a estos animales por naturaleza. Hacer que los paquidermos acabaran huyendo de las falanges macedonias debió ser una tremenda lucha de fuerza, disciplina y habilidad. El ejercito de Poros sufrió doce mil muertos y cerca de nueve mil hombres fueron capturados. Tras aquella batalla, los oficiales de Alejandro se opusieron rotundamente a la intención de su general de seguir hacia el este. Llevaban ocho años de campaña desde que partieran de casa. Una semana después de aquella batalla, y a regañadientes, Alejandro ordenó el regreso hacia Babilonia.

“Su vida debió haber acabado en la India pero ahí entraríamos en el mito. En la vida real, Heracles murió envenenado por un error de su celosa esposa. Tras ofrecer sacrificios a los dioses por el término del largo viaje, Alejandro se despidió de Oriente y dirigió su ejército hacia el Oeste, cruzando el gran desierto de Gedrosia, buscando la ruta más corta de regreso a Babilonia. Hasta hoy no se sabe el número de soldados que cayó en ese desierto, fue el mayor error de su vida. Y cuando por fin volvió a entrar en Babilonia, después de seis años en el lejano Oriente, Alejandro volvió a sorprendernos a todos, casándose con dos princesas”

Con la muerte del Hefestion, Alejandro cambió. Según los síntomas que padeció debió morir debido a fiebre tifoidea, aunque nunca se llegó a saber con exactitud. Se dijo que Alejandro se volvió loco de dolor, entró en depresión, dejó de comer, beber y hablar, se afeitó la cabeza e hizo afeitar las crines de los caballos de su ejército, cancelando todo festejo y mandando matar a Glaucias, el médico que atendió a su amigo. Lo llevó de Ecbatana a Babilonia, siendo acompañado por el propio Alejandro, se celebraron juegos funerales en su memoria. Se le adoró como a un héroe divino, y aún se construía un monumento funerario en su honor, cuando el propio Alejandro enfermó.

“El 10 de junio, un mes antes de cumplir los 33 años, el gran corazón de Alejandro finalmente se rindió. Y como había prometido, se reunió con Hefestion. Pero a lo largo de su breve vida logró sin duda la mítica gloria de su antepasado Aquiles, y aún más.

Su sacrificio fue una muerte prematura. Pero al mantener su parte del trato, no puedo evitar pensar que también conquistó a la muerte. La culpabilidad de Olimpia en el asesinato de su padre es a mi parecer una probabilidad, pero para él fue una carga. Alejandro estaba demasiado enamorado de la gloria para robarla. Pero por su sangre y sólo por ella, era culpable.

muerte-alejandro-magno

A las pocas horas, ya nos peleábamos como chacales por su cuerpo. Las guerras del mundo habían comenzado. Perduraron más o menos durante cuarenta años. Cassandro en Grecia, Crátero y Antigono en Asia Occidental, Seleuco y Perdicas en Oriente, yo mismo en Egipto, hasta que dividimos su imperio en cuatro partes. Cassandro demostró sus ansias de poder cuando siete años después ordenó la ejecución de Olimpia. Y antes de que pasaran doce años, consiguió destruir totalmente la estirpe de Alejandro al envenenar a Roxana y al hijo de trece años de Alejandro. El verdadero heredero del imperio.

Pero la verdad nunca es sencilla, aunque lo parezca. La verdad es… que le matamos. Con nuestro silencio: consentimos porque… ya no podíamos continuar. ¿Qué podíamos esperar del futuro si no ser descartados al final como Clito? Después de tantos años entregar lo conseguido a asiáticos a quienes despreciábamos, entre las razas, armonía… él hablaba de esas cosas, ¿pero no se trataba en realidad de una argucia para que le obedecieran? Yo jamás creí en su sueño, ni los demás. Esa es la verdad de su vida. Los soñadores cansan. Deben morir antes de que nos maten con sus condenados sueños… No, tacha eso último Cadmos, son desvaríos de un anciano… Escribirás: murió de fiebre y debilidad.

Pudo haber regresado a Babilonia y haber vivido allí con su familia. Habría muerto un gran triunfador, pero ese no era Alejandro. Toda su vida luchó tratando de librarse del miedo. Y a través de eso, únicamente de eso, se volvió libre. El hombre más libre que yo he conocido. Su tragedia fue la de su soledad e impaciencia con todos aquellos que no podían entenderle. Y sí, su deseo de reconciliar a griegos y bárbaros acabó en fracaso… Porque fue un fracaso. Su fracaso se alzó por encima de los éxitos de los demás”

Efectivamente la teoría más aceptada es que falleció de Malaria Trópica y no por el alcohol o por envenenamiento, dado que estuvo enfermo varios días, aunque trabajó todos ellos sin descanso. Mientras estaba en su lecho de muerte se le pidió saber quién debía sucederle, nunca sabremos si lo que realmente quiso decir fue “al más fuerte” o “Crátero”, dado que ambas palabras en griego eran muy parecidas y se pronunciaban casi igual. Menos de un año después de la muerte de Hefestion, el rey de reyes, el señor de Asia, unificador de Grecia, Faraón de Egipto y el conquistador del mundo no conocido paso a ser inmortal. Moría el hombre y nacía así la leyenda.

Pero lo que ocurrió tras su muerte, es todo un misterio. Uno que la arqueología aún trata de descubrir. Se sabe que viajó a Egipto, se sabe que también estuvo en Alejandría… igual que se sabe que la lucha entre sus generales fue encarnizada por dominar el imperio. Él lo unió y estabilizó… y ellos trajeron de nuevo la guerra. Alejandro estabilizó Grecia, liberó ciudades griegas en Asia Menor y derrocó al Imperio Persa conquistando Mesopotamia, Asia Central y los pueblos del Mar Negro. Liberó Egipto de la dominación persa y conquistó parte de la India, un lugar total y absolutamente desconocido para el hombre de entonces. Unió miles de culturas, impulsó el comercio instaurando el griego como idioma común mostrando al mundo su mundo, y a su mundo lo que había conocido. Su plan de futuro era construir miles de navíos y emprender campaña contra los pueblos de Occidente, lo que en aquella época era Cartago y los pueblos de la costa, desde Libia a España, y desde allí alcanzar Sicilia y Roma. Su deseo era crear una ruta comercial costera que llegara de Libia a las columnas de Hércules, en Gibraltar. Uniéndose a Fenicia, a Chipre y a Egipto tendría el mayor ejército jamás creado. Su sueño quedó allí, y tras su muerte quedó sólo su leyenda.

Curiosamente, siglos después, sería la propia Roma quién terminaría por gobernar el mundo que una vez uniera el gran Alejandro Magno.

“He vivido una larga vida Cadmos, pero la gloria y la memoria de los hombres siempre pertenecerá a aquellos que tienen grandes visiones. Y el más grande de todos es aquel… al que hoy llaman Alejandro Magno. El Alejandro más grande de todos”.

14314186

Nota: El texto en cursiva incluido en esta entrada es extraído de la película de Oliver Stone “Alejandro Magno”. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s