El Rincón del Pensamiento

Más reciente

Vencer la muerte (4ª parte)


(1ª Parte)   (2ª Parte)    (3ª Parte)

640px-The_phalanx_attacking_the_centre_in_the_battle_of_the_Hydaspes_by_Andre_Castaigne_(1898-1899)“Fue la más sangrienta de todas sus batallas. Una carnicería. El fin de toda razón. Ya no volveríamos a ser hombres”.

Una increíble estrategia en un terreno totalmente desconocido para Alejandro, le dio la victoria. Durante casi ocho horas de duración, y la pérdida de muchas vidas, ni siquiera la carga brutal con elefantes de guerra pudo con ellos. El impacto psicológico debió ser brutal al ver como aquellos animales se les echaban encima, y más teniendo en cuenta que el caballo y por tanto la caballería de Alejandro al completo, tienen pavor a estos animales por naturaleza. Hacer que los paquidermos acabaran huyendo de las falanges macedonias debió ser una tremenda lucha de fuerza, disciplina y habilidad. El ejercito de Poros sufrió doce mil muertos y cerca de nueve mil hombres fueron capturados. Tras aquella batalla, los oficiales de Alejandro se opusieron rotundamente a la intención de su general de seguir hacia el este. Llevaban ocho años de campaña desde que partieran de casa. Una semana después de aquella batalla, y a regañadientes, Alejandro ordenó el regreso hacia Babilonia.

“Su vida debió haber acabado en la India pero ahí entraríamos en el mito. En la vida real, Heracles murió envenenado por un error de su celosa esposa. Tras ofrecer sacrificios a los dioses por el término del largo viaje, Alejandro se despidió de Oriente y dirigió su ejército hacia el Oeste, cruzando el gran desierto de Gedrosia, buscando la ruta más corta de regreso a Babilonia. Hasta hoy no se sabe el número de soldados que cayó en ese desierto, fue el mayor error de su vida. Y cuando por fin volvió a entrar en Babilonia, después de seis años en el lejano Oriente, Alejandro volvió a sorprendernos a todos, casándose con dos princesas”

Con la muerte del Hefestion, Alejandro cambió. Según los síntomas que padeció debió morir debido a fiebre tifoidea, aunque nunca se llegó a saber con exactitud. Se dijo que Alejandro se volvió loco de dolor, entró en depresión, dejó de comer, beber y hablar, se afeitó la cabeza e hizo afeitar las crines de los caballos de su ejército, cancelando todo festejo y mandando matar a Glaucias, el médico que atendió a su amigo. Lo llevó de Ecbatana a Babilonia, siendo acompañado por el propio Alejandro, se celebraron juegos funerales en su memoria. Se le adoró como a un héroe divino, y aún se construía un monumento funerario en su honor, cuando el propio Alejandro enfermó.

“El 10 de junio, un mes antes de cumplir los 33 años, el gran corazón de Alejandro finalmente se rindió. Y como había prometido, se reunió con Hefestion. Pero a lo largo de su breve vida logró sin duda la mítica gloria de su antepasado Aquiles, y aún más.

Su sacrificio fue una muerte prematura. Pero al mantener su parte del trato, no puedo evitar pensar que también conquistó a la muerte. La culpabilidad de Olimpia en el asesinato de su padre es a mi parecer una probabilidad, pero para él fue una carga. Alejandro estaba demasiado enamorado de la gloria para robarla. Pero por su sangre y sólo por ella, era culpable.

muerte-alejandro-magno

A las pocas horas, ya nos peleábamos como chacales por su cuerpo. Las guerras del mundo habían comenzado. Perduraron más o menos durante cuarenta años. Cassandro en Grecia, Crátero y Antigono en Asia Occidental, Seleuco y Perdicas en Oriente, yo mismo en Egipto, hasta que dividimos su imperio en cuatro partes. Cassandro demostró sus ansias de poder cuando siete años después ordenó la ejecución de Olimpia. Y antes de que pasaran doce años, consiguió destruir totalmente la estirpe de Alejandro al envenenar a Roxana y al hijo de trece años de Alejandro. El verdadero heredero del imperio.

Pero la verdad nunca es sencilla, aunque lo parezca. La verdad es… que le matamos. Con nuestro silencio: consentimos porque… ya no podíamos continuar. ¿Qué podíamos esperar del futuro si no ser descartados al final como Clito? Después de tantos años entregar lo conseguido a asiáticos a quienes despreciábamos, entre las razas, armonía… él hablaba de esas cosas, ¿pero no se trataba en realidad de una argucia para que le obedecieran? Yo jamás creí en su sueño, ni los demás. Esa es la verdad de su vida. Los soñadores cansan. Deben morir antes de que nos maten con sus condenados sueños… No, tacha eso último Cadmos, son desvaríos de un anciano… Escribirás: murió de fiebre y debilidad.

Pudo haber regresado a Babilonia y haber vivido allí con su familia. Habría muerto un gran triunfador, pero ese no era Alejandro. Toda su vida luchó tratando de librarse del miedo. Y a través de eso, únicamente de eso, se volvió libre. El hombre más libre que yo he conocido. Su tragedia fue la de su soledad e impaciencia con todos aquellos que no podían entenderle. Y sí, su deseo de reconciliar a griegos y bárbaros acabó en fracaso… Porque fue un fracaso. Su fracaso se alzó por encima de los éxitos de los demás”

Efectivamente la teoría más aceptada es que falleció de Malaria Trópica y no por el alcohol o por envenenamiento, dado que estuvo enfermo varios días, aunque trabajó todos ellos sin descanso. Mientras estaba en su lecho de muerte se le pidió saber quién debía sucederle, nunca sabremos si lo que realmente quiso decir fue “al más fuerte” o “Crátero”, dado que ambas palabras en griego eran muy parecidas y se pronunciaban casi igual. Menos de un año después de la muerte de Hefestion, el rey de reyes, el señor de Asia, unificador de Grecia, Faraón de Egipto y el conquistador del mundo no conocido paso a ser inmortal. Moría el hombre y nacía así la leyenda.

Pero lo que ocurrió tras su muerte, es todo un misterio. Uno que la arqueología aún trata de descubrir. Se sabe que viajó a Egipto, se sabe que también estuvo en Alejandría… igual que se sabe que la lucha entre sus generales fue encarnizada por dominar el imperio. Él lo unió y estabilizó… y ellos trajeron de nuevo la guerra. Alejandro estabilizó Grecia, liberó ciudades griegas en Asia Menor y derrocó al Imperio Persa conquistando Mesopotamia, Asia Central y los pueblos del Mar Negro. Liberó Egipto de la dominación persa y conquistó parte de la India, un lugar total y absolutamente desconocido para el hombre de entonces. Unió miles de culturas, impulsó el comercio instaurando el griego como idioma común mostrando al mundo su mundo, y a su mundo lo que había conocido. Su plan de futuro era construir miles de navíos y emprender campaña contra los pueblos de Occidente, lo que en aquella época era Cartago y los pueblos de la costa, desde Libia a España, y desde allí alcanzar Sicilia y Roma. Su deseo era crear una ruta comercial costera que llegara de Libia a las columnas de Hércules, en Gibraltar. Uniéndose a Fenicia, a Chipre y a Egipto tendría el mayor ejército jamás creado. Su sueño quedó allí, y tras su muerte quedó sólo su leyenda.

Curiosamente, siglos después, sería la propia Roma quién terminaría por gobernar el mundo que una vez uniera el gran Alejandro Magno.

“He vivido una larga vida Cadmos, pero la gloria y la memoria de los hombres siempre pertenecerá a aquellos que tienen grandes visiones. Y el más grande de todos es aquel… al que hoy llaman Alejandro Magno. El Alejandro más grande de todos”.

14314186

Nota: El texto en cursiva incluido en esta entrada es extraído de la película de Oliver Stone “Alejandro Magno”. 

Canto de Sirena


Luis Robayo/AFP/Getty Images

Es el mayor animal de la Tierra, no solo en la actualidad sino también el mayor del que se tenga noticia en la Historia de nuestro planeta. El mayor dinosaurio caminó por la Tierra durante la era Mesozoica y pesaba unas noventa toneladas. Sólo el pez hoy extinto conocido como Leedsichtys alcanzó las ciento veintidós toneladas, acercándose al tamaño de este mamífero marino, que a día de hoy aún surcan algunos de nuestros mares.

Recientemente he podido ver un documental sobre los incidentes que han acabado con la vida de varias personas, en varios países distintos, y en varios Acuariums del mundo. El reportaje hablaba de cómo estas personas fallecían debido a accidentes con estos cetáceos. Cierto es que estos pobres animales, en concreto orcas, son muy distintos de las ballenas azules. Pero también es cierto, que es muy fácil culpar al animal o a los entrenadores fallecidos tras los incidentes, cuando ninguno es culpable de lo ocurrido.

Recuerdo que mientras veía el reportaje, y miraba a esas maravillosas criaturas confinadas en espacios reducidos, siendo alimentadas mientras se les pedía hacer carantoñas a los espectadores de las gradas, sólo podía pensar en una cosa: los circos romanos.

Soy la primera, que daría cualquier cosa por poder contemplar o estar cerca de un animal tan maravilloso. Que me fascina cualquier cetáceo, de cualquier familia y mi imaginación vuela hacia los confines del mar. Pero también comprendo que el hombre está acostumbrado a creer que puede domesticar su entorno a su antojo. Y una orca, una ballena, un león o un lobo serán siempre eso… animales salvajes. Que podrás encerrarlos para poder contemplarlos y ver cómo son, algo que sería imposible en libertad, pero que eso lleva un coste, y el que más paga en este caso, es el animal confinado.

Pero, al fin y al cabo, eso mismo era lo que hacían los romanos en los circos ¿no? Al menos allí eran humanos contra humanos la mayoría de las veces.

Se sabe tan poco sobre los cetáceos, que aún se estudia cómo se comportan. Se sabe que proceden de una misma familia prehistórica, que acabaron dividiéndose en dos, los cetáceos con barbas (ballenas francas, de Groenlandia, la ballena gris, la ballena pigmea, los rorcuales o ballena azul y las ballenas jorobadas o yubartas) y los cetáceos con dientes (los delfines oceánicos y de río, la orca, la marsopa, el cachalote común, enano y pigmeo, los zafios, la belga y el narval) . A día de hoy, se ha podido comprobar que tienen una parte del cerebro totalmente distinta a la de un cerebro humano, y otra zona que les hace altamente sociables. De ahí que se muevan en manada, de ahí que las hembras y las crías viajen juntas de por vida, de ahí que necesiten estar con los de su especie y su zona y que si se las separa, sufren. Son tan sociables que necesitan cantar y comunicarse entre ellas. Estamos centrados en pensar que somos la especie más inteligente porque poseemos el lenguaje. Somos tan egocéntricos, que no comprendemos que la comunicación en la naturaleza tiene muchas formas. Quizás seamos “los reyes de la comunicación”, pero no somos los únicos.

Seguro que todo el mundo al pensar en orcas, piensan en su apodo de “asesinas”, o tienen en la mente ese video en el que un grupo de orcas se mueven alrededor de un indefenso león marino tumbado en un trozo de hielo enorme, y entre varias de ellas, logran hacerle caer al mar acabando con su vida. ¿Eso es cruel? Sinceramente creo que es más cruel ver a hombres matando a hombres, por el mero hecho de una ideología, una raza, por dinero o porque sí, simplemente. Me parece cruel ver a hombres matando a especies a tiros en un safari africano por diversión, o haciendo lo mismo en una plaza de toros convencidos de que esa especie, se cría para ese momento de espectáculo. Pero en cambio, a la orca la apodan asesina por el mero hecho de cazar para comer. La naturaleza es dura, es vivir o morir. Cazar, o ser cazado. Y el  león caza gacelas, el lince conejos, el águila ratones, el tiburón a otros peces y las orcas focas. Y sólo el hombre es el hipócrita que apoda asesina a otras especie. Nos hemos desvinculado tanto de la naturaleza, que nos olvidamos siempre de cuando realmente formábamos parte de ella, y o cazábamos para comer, o acabábamos en el menú de alguna otra especie.

Y eso, aunque nos parezca horrible, no ha cambiado para el resto de especies del planeta.

Querido Carlos,


Sé que durante todo este tiempo siempre has estado ahí. Has seguido tu camino mientras yo me he perdido en el mío. Tiempo Pequeño lleva tu sello, porque eres el único que ha contado, con cada pedazo de tu creación, una historia de mi propia vida.

Sigo ausente ¿sabes? Y no creas que no lo intento. Desde aquel 2008 todo ha cambiado. Seguro que podrías imaginar cuánto.

Lo curioso, es ver que en 2015 para ti hay diferencia, cuatro discos desde entonces, dos completamente nuevos. Y hasta hoy, no me he asomado a ellos.

Ahora que escucho “Argan“, es como si el tiempo se hubiera detenido. Siempre has sido grupo con canciones acordes con el momento, con el día a día, y evidentemente este momento lo es también, así que escucharlo tan tarde es como transportarte a ese momento. Sinceramente, era algo que esperaba, motivo por el cual perdí tu camino. El pasado y yo no nos llevamos bien.

2015 es de nuevo tu año. “Babilonia” es el título. De nuevo todo un símbolo. Al día a día, a lo que vivimos entre todos: <<Y vuelta a empezar a derribar paredes . A no pisar más charcos . A construir más puentes . A respirar más fuerte. A buscar el sol . Entre las nubes . Entre las nubes>>  Un grito que podría ser el mismo para todos. Y además de ello, un intento de esperanza.

Y como siempre esos nuevo guiños que parecen dados para mi. Y seguro no soy la única.

Vencer a la muerte (3ª parte)


(1ª Parte)        (2ª Parte)

“La campaña en el noroeste de convirtió en una dura guerra de guerrillas que se alargó casi tres años. Perseguimos a Dario hacia Bactria. Pero por poco no logramos capturarle. El gran rey Dario había sido traicionado por sus propios hombres. Honrando su cuerpo sin vida, Alejandro persiguió a esos comandantes hasta tierras desconocidas. Cruzando incluso el río Oxus hasta Sogdia. Combatimos contra ellos alcanzando las desconocidas estepas de escitas, donde sólo los héroes legendarios se habían adentrado. Los cartógrafos nos dijeron que estábamos en el punto donde Europa y Asia se encuentran. A decir verdad, estábamos perdidos. Allí Alejandro fundó su décima Alejandría, poblándola con veteranos, sus mujeres y cualquiera que se arriesgara a la vida fronteriza. Incapaz de aceptar la derrota bajo ninguna forma, Alejandro persistió en someter a cualquier tribu que se resistiera. Hasta el día en que recibió la cabeza del asesino de Dario. Para Alejandro no podía haber ningún pretendiente al trono de Asia. Que ahora incluía Sogdia y Bactria. Fue en ésta última donde Alejandro tomó una de sus decisiones más misteriosas”

Con veintinueve años, y tras lograr tomar el peñón Sogdiano, uno de sus líderes Oxiartes, le entrega a su bella hija en matrimonio. Roxana tenía 16 años y Alejandro la tomó por esposa. No era la primera mujer que tenía dado que Barsine, una noble persa con la que llegó incluso a tener un hijo llamado Heracles y que jamás subiría al trono, fue realmente la primera, aunque nunca la desposó mientras que Roxana sí fue la primera con la que decidió casarse, esperando que fuera ella la que le diera la descendencia que heredara su ahora enorme imperio. Aquello, dejaba claro que Alejandro tenía intención de que ambas culturas acabaran siendo una. Algo que no fue bien visto por los suyos, que sólo ansiaban regresar a Macedonia. Muchos de ellos se desposaron con mujeres persas, y una vez muerto el rey, las repudiaron.

“Y así, diez años después de que su madre insistiera en que desposara a una macedonia, el hombre más poderoso del mundo se casó con una joven sin ningún significado político. ¿Por qué? Algunos dicen que fue para aliarse con las tribus. Otros por el deseo de tener un heredero. Y otros dicen que Alejandro se enamoró de verdad. Aunque, ¿quién era realmente Roxana? Dudo que nadie viera más allá de los pozos de sus negros ojos”

mapa-alej

La campaña avanzaba, y con ello las ganas por parte del ejército del rey de volver a casa. Demasiado tiempo habían estado lejos de su patria, y aunque habían conocido la gloria, las riquezas y muchos habían perdido la vida, comenzaron a ver en Alejandro su necesidad de saber que había mucho más allá, hacia el este, esperando encontrar el mar en algún momento. Aquello comenzó a provocar desconfianza e intentos por parte de su círculo más cercano de convencerle de regresar al hogar. Y junto a ello, comenzaron las conjuras. Y la traición, la misma que mató a su padre, era algo que Alejandro no soportaba.

“La conjura perturbó profundamente a Alejandro. No sólo por la implicación de los jóvenes pajes que habían compartido su sueño, sin que, y en un sentido más intimo implicaba a Filotas, compañero suyo de la infancia y capitán de su guardia real. Ninguno de nosotros defendió a Filotas, porque por otra parte ninguno de nosotros compartía sus ideas. Y por supuesto nos repartimos todos su cargos y poderes entre nosotros. Antes de morir se le torturó para saber qué sabía su padre, Parmenio. Pero no conseguimos nada. ¿Qué podíamos hacer con Parmenio y sus veinte mil soldados que protegían nuestras líneas de abastecimiento? Eso era un asunto mucho más delicado. ¿Era inocente y no intervino en la conjura? ¿O había decidido actuar antes de que su edad mermara aún más su poder? Alejandro debía obrar por necesidad, y levantó el campamento antes de que pasaran cuatro horas desde las primeras acusaciones contra Filotas. Tres días cabalgaron sin cesar, tardaron Antígono y Clito en reunirse con Parmenio. Sus soldados aceptaron la acusación de culpabilidad contra Parmenio. Entendieron que su jefe era responsable del comportamiento de todos.”

Y lo peor, es que cada conjura a su alrededor era castigada duramente por Alejandro sin medir consecuencias. Y con cada una de ellas, parecía acercarlo más a los pueblos persas y bárbaros, y alejarlo más de los soldados macedonios que partieran con él de su ciudad, y que algunos de ellos ocupaban puestos en ciudades conquistadas: como el caso de Parmenio, que se quedó dada su edad en la retaguardia asegurando que al ejército de Alejandro, en el que iba su hijo Filotas, no les faltaran recursos. Aún así, y aunque hubo varios posibles intentos de acabar con su vida, Alejandro prosiguió llevando a sus hombres, mezcla entre macedonios y bárbaros, más allá de las fronteras conocidas.

“Recuerdo que Bagoas comentó en cierta ocasión que el amor eludía a Alejandro tanto como le costaba encontrar los confines del mundo. En primavera, Alejandro cruzó al frente de un ejército de ciento cincuenta mil hombres los puertos del Hindu Kush, dirigiéndose hacia tierras desconocidas. Su sueño, era la ruta prometida a los confines del mundo, ahora éramos un imperio inestable que se extendía a nuestras espaldas por toda Asia hasta Grecia. Nos acompañaban arquitectos, ingenieros, cartógrafos, prestamistas con sus esposas, hijos, amantes, prostitutas… sin olvidar a los esclavos. Esa columna anónima sometida y entregada a los nuevos conquistadores. Arrasado o ampliado, para mejor o para peor, ningún territorio ocupado volvió ya a ser el mismo. Aunque seguía amando a Roxana, las visitas a su tienda disminuyeron poco a poco cuando durante un año no logró darle un sucesor. Hiriendo así el orgullo de Alejandro”.

“India: la tierra donde nacía el sol. Se decía que era más rica que Persia. No habían sido nunca ni explorada ni conquistada. Desde el principio, Alejandro luchó por unificar un territorio que no tenía centro. Reyes que conspiraban los unos contra los otros, un laberinto de tribus empujadas por fanáticos religiosos, a morir por sus extraños dioses.

Clito, con su destacamento de avanzada, luchó contra hombrecillos peludos y diminutos que vivían en las copas de los árboles. Hasta que Hefestion nos convenció de que se trataba de animales que imitaban al hombre y llevaban sus propias pieles. Llamaban a esa tribu: mono. Y luego aquellas lluvias torrenciales. Jamás habíamos visto caer tanta agua enviada por los dioses. Llovió durante sesenta días con sus noches. Nuestra búsqueda de oro y gloria se desvaneció en cuanto descubrimos que jamás los encontraríamos. El mal humor se hizo dueño de nuestro ánimo. Matábamos a los indígenas que se resistían y con el agua local putrefacta, mezclábamos nuestro vino.

Mientras avanzábamos hacia el sureste, Alejandro a menudo devolvía las tierras conquistadas a sus derrotados reyes. De ese modo, los convertía en sus aliados pero eso no era del agrado del ejército que empezaba a preguntarse si Alejandro no estaría lanzado en una loca carrera por imitar la gloria de Heracles”.

Alexander-and-Porus

Lo que Alejandro sabía de la India, era lo que su maestro Aristóteles le había enseñado. Creía que la India era un territorio pequeño del lado este del río Indo y que el océano estaba cerca. Aprendería pues que su maestro estaba muy equivocado. No sólo la población era mucho mayor, también el territorio (lo que hoy sería la república de Pakistán) Para ellos y para todo el mundo civilizado de entonces, los monos o el monzón eran algo totalmente desconocido. Luchaban contra tribus, y también contra la propia naturaleza. Alejandro superó a Heracles, que nunca llegó al actual Pir-sar. Formó alianza con Taxiles, el rey de la región en el valle del Indo, entrando donde ningún otro griego había llegado, ni siquiera Dionisio.

“No volvió a ver a su madre nunca. Y mientras él estaba ausente combatiendo contra las tribus del norte, Olimpia mandó asesinar a Eurídice y a su hijo recién nacido (realmente mandó matar a ambos hijos, una niña y un niño, Europa y Carano, y su madre supuestamente, se suicidó cuando eso ocurrió). Por necesidad, Alejandro mandó asesinar a Átalo (el padre de Eurídice).

Y siguió su marcha hacia el sur para llegar al gran océano. Al aplastar el motín y ejecutar a sus cabecillas, no hizo nada a mi parecer, que no hubiera hecho cualquier otro general en tiempo de guerra. Pero claramente, el ejército estaba dividido. Y Alejandro ya no era querido por todos”.

El asedio a Pir-Sar, Aornos para los griegos (la actual Swat en Pakistán) dio el empujón a Alejandro para ir más allá. Para poder asediar el lugar, se construyó un montículo en un terraplén para poder construir un puente sobre el barranco. Tras asediar y tomar el lugar, se levantaron altares a Atenea. Gracias a esta conquista, Alejandro era libre en su trayecto a Punjab, dejando clara su reputación de invencible por encima de héroes como el mismo Heracles. Tras aquello, avanzó hacia Hidaspes, donde se realizaría la última batalla de su historia como conquistador de tierras a las que jamás un griego había llegado. El rey Poros de Paura vería ante sí al más grande de los grandes. Alejandro vería de nuevo como ocurriera en Gaugamela, a los elefantes de guerra. Allí venció a aquel ejército, y al que era llamado el de “Los Inmortales”.

Vencer a la muerte (2ª parte)


(1ª parte)

Hoy día, gracias a Internet puede visitarse la cuna de Alejandro Magno. El lugar donde nació, creció, se formó y se alzó rey. Donde luchó por el amor de su padre y por tratar de independizarse del amor de su madre. En este link puede visitarse el museo fundado en la ubicación exacta donde los arqueólogos han encontrado la capital que vio nacer a Alejandro Magno.

Filipo y Olimpia… el padre y la madre de Alejandro inspiraron en él muchísimo. En muchos aspectos. Su madre lo idolatraba, y su padre, aunque le veía como su sucesor, llegó a detestar tanto a su madre, que veía en él su reflejo, y eso lo odiaba.

“Algunos llamaban hechicera a su madre, la reina Olimpia. Y decían que Alejandro era hijo de Dionisos, y otros incluso del mismísimo Zeus. Pero no había hombre en Macedonia que mirara a padre e hijo, uno al lado del otro, y no tuviera sus dudas…”

Uno de los temas tratados en la vida de Alejandro Magno era el amor. Por todos es sabido que la bisexualidad era algo totalmente común entre los griegos. En el caso de Alejandro, era algo más. Amaba muchas cosas… amaba las culturas de lejanos lugares, amaba a héroes como Aquiles y Patroclo y el amor que les unía y que les llevó hasta Troya para conquistarla. La muerte que les separó y la venganza por el ser amado caído. Alejandro sentía aquello como parte de él, y su amor por Hefestión era exactamente igual al que Aquiles profanaba por su amigo Patroclo. Y Hefestion era muchas veces, su equilibro. Sólo él parecía entenderle. Posiblemente era a la única persona a la que amaba de verdad. Pero ser rey, implicaba muchas cosas que no estaban al alcance de su amor. Entre ellos, dejar una descendencia para ese trono, motivo por el cual Alejandro se casó varias veces, con varias mujeres llegando a tener con el tiempo descendencia. Pero su amor por Hefestion era sencillamente eterno.

“Dado el mundo en el que creció, he llegado a la conclusión de que fue en la amistad donde Alejandro entró en equilibrio. Más adelante si diría que Alejandro, jamás fue derrotado. A no ser por los muslos de Hefestion”.

Su educación… desde el punto de vista de la época fue también muy importante. Era culto, mucho. Tanto como para comprender el alcance de sus conquistas. Dónde podía hacer llegar su propia cultura. Como hacer que ambas coexistieran con el resto de nuevas culturas, ya fuera persa o de mucho más allá. A parte de esto, por todos es sabido que como estratega era único. Sus batallas, y la estrategia que usó en ellas, han sido utilizadas por muchos otros posteriores a él: César, Napoleón e incluso Patton pusieron en práctica las mismas venciendo.

IMG_5145

“Filipo invitó a hombres como Aristóteles para que vinieran desde Atenas para educar a nuestro tosco pueblo. Con paciente ambición planeó la invasión del Imperio Persa. De repente, todo cambió para él. Su padre, el rey Filipo fue asesinado. Y a los veinte años, Alejandro se convirtió en el rey de Macedonia. Entonces, rompiendo sus tratados y despreciando a Alejandro como un joven inexperto, varias Ciudades Estado griegas se sublevaron, ante el regocijo de Persia y puede que financiadas con su oro.”

Y con la traición en mente… sabiendo que su padre había sido traicionado, y asesinado subió al trono. Y sólo tuvo una idea en la cabeza, destruir a los traidores, someterlos de una vez como griegos a todos… y acabar de una vez para siempre con aquellos que alzaban al aire los gritos patrióticos mientras a su vez, aceptaban el oro del enemigo en su propio beneficio.

“Cierto es que Alejandro sabía amar como nadie, pero la traición le provocaba una grandiosa y temible cólera. Destruyó Tebas excepto los templos y la mansión del poeta Píndaro. Y vendió a los supervivientes como esclavos. Así consiguió lo que se proponía, porque sorprendió a los griegos y aunque siempre trató a la mayoría de las poblaciones con magnanimidad, hubo algunas excepciones: Tiro, Gaza y más tarde Persépolis en Persia y otras. Estos hechos son recordados por los que odian a Alejandro y lo que él representaba.

Antes de la batalla de Gaugamela, plasmada por Stone de forma tan épica, Alejandro había luchado en otras campañas para doblegar a ciudades persas haciendo que su ejército, con cada victoria, fuera más temido y mayor aún. Batallas como la del Río Gránico fue la primera, y tras ella la batalla de Issos. Ésta última fue realmente el primer enfrentamiento entre los ejércitos de Alejandro y Dario, y el líder persa huyó cuando vio a su ejército doblegarse. El rey dejó atrás a su propia familia, que fue tratada en la corte del rey macedonio, con los honores correspondientes a su categoría y como miembros de su propia realeza. Aquello era lo que marcaba en sí la diferencia.

A los veintiún años, invadió Asia con un ejército de cuarenta mil hombres bien pertrechados, y liberando una Ciudad Estado tras otra, conquistó toda Asia Occidental hasta llegar a Egipto. Donde fue entronizado como faraón, y adorado como un Dios.

Se divinizó en el oasis de Siwä, donde había un famoso templo dedicado a Amon-Ra. Allí se declaró hijo de Zeus”.

928_46__CU0387

Su viaje a Egipto casi le costó la vida, a él y a su ejército. Pero llegó al Oasis de Siwä, una villa hoy abandonada conocida como Aghurmi y donde al alcanzar el lugar, Alejandro le hizo una sola pregunta al famoso Oráculo de entonces: que si gobernaría el mundo, a lo que la respuesta que obtuvo fue que sí, pero por poco tiempo. Las ruinas del Templo del Oráculo aún están en pie hoy, aunque su preservación no es excelente. Se accede al templo escalando un camino, que rodea la montaña y llega a la cima. El templo no llega a ocupar toda la zona. Se emplaza dentro del pueblo hoy abandonado casi por completo, debido a una gran tempestad ocurrida en el año 1926.

“Finalmente Alejandro marchó contra Dario enfrentándose a él en Gaugamela, corazón del Imperio, no muy lejos de Babilonia. Era una locura. Cuarenta mil macedonios contra doscientos cincuenta mil bárbaros. Era el día que Alejandro había esperado toda su vida. Alejandro, hijo de un Dios, fue un mito, por supuesto. Al menos empezó siendo un mito. Lo sé. Yo estaba allí y vi sus ojos.

El imperio persa, el mayor que había conocido jamás el mundo, había sido derrotado. Y Alejandro con veinticinco años, era ahora el soberano de todos. Alejandro me dijo en una ocasión: cuando estamos en los mitos es cuando más solos nos sentimos. Y así aconteció, en un sueño tan mítico para todos los griegos, como el de Aquiles derrotando a los troyanos, que en ese único momento de gloria, Alejandro fuera querido por todos. Sin embargo, en mi opinión Babilonia fue una concubina más fácil de penetrar, que de abandonar.”

Alejandro cruzó las puertas de Babilonia y se maravillo de lo que vio. Aunque venció en la batalla de Gaugamela, para él aquello había sido en cierta forma una derrota. Dario había escapado (y no era la primera vez que huía de él como ya he dicho), aunque su ejército había sido estratégicamente derrotado. Tenía ante sí a la ciudad más rica y una de las cuatro capitales del imperio persa para sí, colocando a un ex-general de Dario como gobernante. Aquel gesto por su parte indicaba que aún siendo conquistados, Alejandro era ahora su rey, pero uno magnánimo no un cobarde como Dario, el cuál exponía a sus hombres a su suerte mientas huía de él. Deja además allí a la familia de Dario, reclutando a nuevos soldados. La persecución contra Dario continuaría.

Vencer la muerte (1º parte)


Si los viajes en el tiempo fueran posibles, serian muchos los momentos y los sitios a los que decidiría ir por el mero hecho de conocer a personas o visitar esos lugares que hoy conocemos por los libros de historia.

Pero hay uno, en concreto… un lugar y un personaje histórico, que sería sin duda de los primeros.

Muy pocos son los personajes en la historia de la humanidad que han eclipsado, fascinado y levantado odio y pasión al mismo tiempo. Leyenda y realidad se han unido en su historia, marcando una línea tan fina entre una y otra, que es difícil saber cuando se traspasa. Siempre he pensado que si le apodaban “Magno” era por algo: por llegar a donde nunca otros habían llegado. Por aprender de esos lugares y tratar de unificarlos. Por llevar su cultura más allá de tierras conocidas, y traer de aquellos lugares, maravillas a ojos de cualquiera.

Con él, el mundo cambió, tras él… el mundo cambió también. Y quizás por eso, porque tras él el mundo olvidó su grandeza y miró a la cara a la codicia dando la espalda al que logró con su magnificencia o su tiranía, mantenerlos unidos. Quizás por eso hoy día nos da la espalda también impidiendo saber qué paso en realidad con su tumba. Y sólo tenemos teorías… sueños… haciendo que su mito sea aún más grande.

Creo que como en todo, detrás del hombre que fue había mucho más. Alguien sólo en lo más alto. Temeroso del rechazo a todas horas. Solitario en el liderazgo, en la vida, y también en el amor.

Alejandro Magno era todo eso, y mucho más.

11239248

Recuerdo lo emocionada que fui a ver la película sobre su vida. Oliver Stone llevó su vida al cine en 2004 de la mano de Colin Farrell, Angelina Jolie, Anthony Hopkins y Val Kilmer entre otros. Al final para muchos pasó sin pena ni gloria… Es cierto que no todo en ello fue plasmado como debía ser (la batalla de Hidaspes, por ejemplo. se libró de noche y bajo la lluvia no en un caluroso día de sol radiante. O ver atravesado a Bucéfalo, el caballo de Alejandro, fue muy espectacular pero es muy posible, según fuentes, que el animal muriera de vejez por causas naturales) A pesar de esos detalles que hacen de Hollywood, lo que es, creo sin lugar a dudas que lo importante, lo verdaderamente importante dejando a un lado la necesidad del cine por ser espectacular, sí está reflejado: la relación de Alejandro con su madre Olimpia, el amor/odio a su padre Filipo, su necesidad de ser amado por Hefestion, su búsqueda por conseguir la gloria y la admiración. Su lucha interna, sus temores hacia la traición, su necesidad de compararse con sus héroes de infancia: Aquiles, Prometeo o Heracles. Su fascinación por todo lo que aprendía de culturas totalmente alejadas de aquella en la que había sido educado. Todo ello mezclado con la esencia de lugares que hoy sólo forman parte de nuestra imaginación, como lo era la naciente Alejandría en Egipto, que mandó construir y no vio terminar en todo su esplendor llegando a poder estar tan orgullosa de su fundador por lo que en ella se profesaba, o la hermosísima Babilonia como un cuento de las mil y una noche, con sus puertas azules y sus jardines colgantes que hizo suya en su conquista. Y todo ello envuelto con los acordes de una banda sonora a la altura de una historia mítica interpretada por Vangelis.

Vencer la muerte. Hasta eso logró Alejandro.

Toda la historia es narrada por el gran Anthony Hopkins, en su papel de Ptolomeo, ya en avanzada edad y siendo el señor de Egipto dado que fue general durante su campaña. Para narrar su historia, le vemos dictar a sus escribas desde Alejandría y en la Biblioteca que Ptolomeo mandó construir y que su amigo nunca conoció, cómo vivió junto a Alejandro, cómo le recordaba años después, cómo luchó a su lado y vio la traición de la mano de sus propios compañeros. Creo que sus palabras lo dicen todo. Creo que es un gran guión, uno que te envuelve en el trasfondo de lo que el director te cuenta, y que bien podría aplicarse incluso a hoy en día:

Nuestro mundo ha desaparecido arrasado por las guerras (refiriéndose a lo que ocurrió tras la muerte de Alejandro sin dejar un testamento y un heredero al trono nombrado, repartiéndose su imperio entre sus generales) Y ahora soy el guardián de su cuerpo. Aquí le embalsamamos según las costumbres egipcias. Le sucedí como faraón, y reino hace ya cuarenta años. Soy el vencedor. Pero que importancia tiene cuando ya nadie queda para recordar la carga de caballería en Gaugamela o la aventura del cruzar el Hindu-Kush con un ejército de cien mil hombres… Entrando en la India. Él era un dios, Cadmos. O lo más parecido a uno que yo haya visto. ¡Tirano! claman con facilidad. Yo me río. Ningún tirano entregó tanto a cambio. Y qué sabrán del mundo todos esos ignorantes. Sólo un hombre fuerte puede reinar. Alejandro era más que eso. Era Prometeo, un amigo del hombre. Él cambió el mundo. Antes de él sólo había tribus y después de él… todo era posible. De repente pareció que el mundo podía gobernarlo un solo rey, siendo bueno para todos.

Construyó dieciocho Alejandrías, era… un Imperio. No de tierra y oro, sino de inteligencia. Era la civilización helenística; abierta al mundo. Pero cómo explicarlo. Cómo contar lo que significaba ser joven y tener grandes sueños. Creyendo cuando Alejandro te miraba que eras capaz de todo. De TODO. En su presencia, bajo la luz de Apolo, éramos mejores de lo que creíamos.

En realidad he conocido a grandes hombres en mi vida, pero sólo a un Coloso. Y sólo ahora en mi vejez entiendo quién fue esa fuerza de la naturaleza. O quizá no. ¿Llegó a existir realmente un hombre como Alejandro? Puede que no. Al idolatrarle le hacemos mejor de lo que fue. Los hombres, todos los hombres ascienden y caen“.

Hay que tener en cuenta un par de detalles que creo son importantes dada la época, a la hora de comprender la mentalidad de alguien como Alejandro Magno. Su época, conocida como de las artes y de las ciencias… era algo más. No todo era filosofía o democracia. Cuando pensamos en Grecia muchas veces son estas palabras las que nos vienen a la mente. En su época, las ciudades conquistadas eran arrasadas. Si un lugar era sitiado, rara vez lograba librarse del saqueo y de la matanza indiscriminada de sus habitantes. Era algo totalmente normal, y se hacía así por mera política. Se eliminaba la posibilidad de enemigos en un futuro y se daba una lección de miedo y supremacía a las ciudades colindantes que sabían correrían la misma suerte si se resistían.  Por otro lado cualquiera que fuera acusado de ser traidor al rey con pruebas o sin ella, era ejecutado… Y también eran eliminados los varones de su familia para evitar la venganza… No todo en época griega era idílico y democrático como se puede llegar a creer. Las guerras eran crueles, lo eran y lo son. Y el precio siempre es alto.

En Oriente, el vasto Imperio Persa gobernaba casi todo el mundo conocido. En Occidente, las en su día poderosas Ciudades Estado: Tebas, Atenas, Esparta… habían caído debido a su soberbia. Los reyes persas llevaban cien años sobornando a los griegos con su oro para combatir en sus filas como mercenarios. Fue Filipo, el Tuerto, quien cambió todo eso. Unió a las tribus de pastores de las tierras altas y bajas de Macedonia. Usó su sangre y su coraje para formar un poderoso ejército, y sometió a los desunidos griegos poniéndolos de rodillas. Luego volvió su ojo hacia Persia. Se decía que incluso el Gran Rey Dario III, desde su trono en Babilonia, temía a Filipo.

Y fue en ese tiempo, entre campaña y campaña cuando Alejandro nació, en Pella”

Alexander-the-Great

Los Huesos que Susurran Historias


Captura de pantalla 2014-05-13 a la(s) 16.04.46

Olduvai Gorge o Oldupai Gorge (Tanzania)

Allá por 2006, fue presentado un proyecto muy ambicioso con el que científicos españoles en el campo de la arqueología esperaban poder encontrar en Tanzania, concretamente a la Gargata de Olduvai, las piezas que aún faltan de nuestro pasado.

La idea no sólo partía de forma científica, querían además que toda esta zona de África comprendiera que poseen un gigantesco tesoro. Que es uno de los más importantes del planeta, y que ya era hora de que el lugar que vio andar a los primeros humanos, fuera colocado en su lugar por algo más que los libros de texto. Y que su gente, sus moradores hoy día, tuvieran la oportunidad de participar en ello.

Reconstrucción de homínidos en Olduvai

Reconstrucción de homínidos en Olduvai

Así nació el Proyecto Olduvai, comenzando por conseguir fondos con la una idea clara de lo que se querían. Y así fue como llegaron a la zona un grupo de aventureros españoles, que con sus conocimientos, sus ganas y casi con lo puesto, han intentado sacar de la tierra, los restos de homínidos que forman parte de nosotros mismos hace millones de años.

En el parque Nacional de Ngorongoro, en Tanzania, se detuvo el tiempo hace millones de años. Hoy día, pastores masais habitan la zona, respetando por encima de todo su forma de vida, sus costumbres y su conexión con el entorno que les rodea. Igual que hiciera el género Homo, cuando caminaba erguido en aquella misma zona.

Una vez el grupo de españoles alcanzó el lugar, han luchado contra viento y marea para conseguir obtener más datos del sitio que ya fuera pisado por la arqueóloga Mary Leakey en los años 40. Ella fue la pionera, junto con su marido, y posteriormente sus hijos, los que han buscando restos del paso de los antepasados del hombre, rellenando huecos que aún están esperando ser completados.

A día de hoy, el arqueólogo madrileño Manuel Dominguez-Rodrigo es el director del Proyecto Paleontológico y Paleoecológico en la Garganta. Llegó aquí casi con lo puesto, y con el dinero justo conseguido casi milagrosamente, y por desgracia a día de hoy, ha tenido que buscar la forma de excavar, y seguir adelante con los trabajos ya empezados casi sin ninguna ayuda.

Estación Científica construido con materiales totalmente ecológicos y sostenibles.

Estación Científica construido con materiales totalmente ecológicos y sostenibles.

El proyecto español en la Garganta de Olduvai tenía previsto no sólo excavar, sino además tratar de conseguir levantar un museo en la zona, fomentar el turismo, implicar a los habitantes de hoy día, los masais en el proyecto, crear una estación científica fija que permita a todo aquel que llegue a la zona poder trabajar in situ, y todo esto sin romper ecológicamente la zona.
En 2010, el proyecto comenzó a tener problemas. El escaso apoyo económico que recibían fue denegado, la estación de investigación ya construida en Olduvai se quedaba sin mantenimiento, todo lo que se había avanzado se quedaba en el aire, y tras casi dos años de trabajo continuo en el continente, el grupo de investigación veía como científicos americanos con más recursos optaban a arrebatarles todo aquello que tanto les había costado conseguir. Si no hacían algo, si no lo impedían su idea pasaría a otras manos, cuando habían sido fondos españoles y esfuerzo español en colaboración con el tanzano, el que había comenzado todo aquello.

Era increíble que la financiación de 300.000 euros volara y la Comunidad de Madrid, optará por girar la cabeza aludiendo la crisis del país, cuando todos sabemos el derroche en absurdeces que se hacen. Nadie discute las necesidades del país, pero si las ayudas a la ciencia en general, sean del tipo que sean, se deniegan… ¿a dónde iremos a parar?
Llevamos siglos viendo como científicos españoles descubridores de diferentes ramas, literalmente han tenido que salir del país, porque aquí nadie apoya sus causas. El retroceso y el avance queda en un rincón mientras se gasta dinero a mansalva en cosas que con absoluta seguridad son prescindibles.

De una forma u otra, si el proyecto se quería seguir manteniendo, se tuvo que buscar otro método, y de momento se ha conseguido. Y lo más gracioso, es que los que debieron apoyar, ahora aplauden aunque aún no demasiado alto.

Zona de excavación por parte de científicos españoles.

Zona de excavación por parte de científicos españoles.

La idea era demasiado buena para dejar que el boicot por parte de la Universidad de Rutgers, y las precarias condiciones de trabajo les echaran atrás. Saber más sobre de dónde venimos, puede con todo. Ya daba igual dormir en el duro suelo, soportar el racionamiento de agua que se ha de traer de fuera y por tanto, no se puede desperdiciar, las duchas cada dos días, comidas justas, la luz escasa dada por dos células fotovoltaicas que no dan más que para dos bombillas. Lo que sea por poder trabajar en la conocida ya como Cuna de la Humanidad. Todo un privilegio.

En 2010 se cumplieron 4 años de trabajos en la zona. Se trabajaban en cuatro yacimientos distintos. Se realizaban excavaciones y a la vez un estudio geológico. En total 16 españoles, cinco norteamericanos, y 20 tanzanos buscan huellas en la zona.
No ha sido hasta el 2012 cuando la Comunidad de Madrid se implicó de nuevo, dando cierto margen a mejorar en la zona. Previsiones de que esto podía cambiar, hizo que ahorraran al máximo, y menos mal porque tras ser aceptada la propuesta, Cristobal Montoro la denegó después, recibiendo apoyo de la Universidad Complutense, y del Museo Arqueológico de Madrid que sí parecían dispuestos a ayudar.

En julio de 2013, se puso en marcha de nuevo la expedición. Un equipo esta vez de 33 personas, 21 de las cuales son españolas han puesto su dinero para los billetes de avión y los permisos de excavación ahorrando así al máximo los 15.000 euros que han conseguido mantener y sólo con eso han de apañarse toda la campaña.

Se ha excavado en una zona nueva datada en 1,8 millones de años. A sólo 500 metros de donde excavó Mary Leakey se localizaron restos de Paranthropus boisei, y se localizaba otras partes de homínidos que han sido bautizadas como “Cascanueces” y que convivió con el Homo ergaster, nuestro antepasado más directo.

Desde 2006 a hoy, las cosas han cambiado poco. Los americanos, que hasta ahora no habían permitido a nadie excavar en la zona, han tenido que hacer hueco a los españoles de mala gana. La sede de los americanos se localiza exactamente donde Mary Leakey tenía su campamento y la guerra científica sigue abierta. Ellos cuentan con medios, los españoles más bien los justos. Mientras los americanos apoyan a los primeros humanos como carroñeros, los españoles tratan de encontrar pruebas de que

Craneo y mandíbula de un Zinjanthropus boisei , descubierto por Mary Leakey en 1959

Cráneo y mandíbula de un Zinjanthropus boisei , descubierto por Mary Leakey en 1959

cazaban, y para ello han intentado poner pruebas con los hallazgos por lo que el Homo rudolfensis, cazaba piezas de hasta mil kilos y que un evolucionado Homo ergaster incluso conseguía piezas mayores. El español, opta por plantar la investigación de cero, y hacerlo a gran escala, no como plantean los americanos, en pequeños trozos y sobre lo que ya tienen como verdadero.

Fue en 2010 cuando se abrió el portal de internet sobre el Proyecto Olduvai, que en ese momento se hizo sólo en ese idioma aunque la idea surgió en España, porque en ese momento no había presupuesto para traducirlo. Triste pero cierto… A día de hoy el Proyecto por fin está en ambos idiomas (http://www.civesmundi.es/olduvai/) siendo el español, el principal idioma, como siempre debió ser.

Se creó además un Instituto de Evolución en África (IDEA) proyecto también español en la zona, al que más tarde se unió el director del Museo Arqueológico de Madrid.

Dado que el dinero puesto desde entonces ha salido literalmente del bolsillo de cada arqueólogo, en la campaña 2013-2014 se han tenido que buscar otras formas de financiación. Para empezar se han planteado cursos, que aún siendo caros, van a poder echar una mano a éste proyecto. La propia web del proyecto a través de civesmundi la ONG

Manuel Dominguez y Enrique Baquenado excavando en Olduvai Gorge

Manuel Dominguez-Rodrigo y Enrique Baquenado excavando en Olduvai Gorge

que lleva ayuda a regiones menos favorecidas del planeta, les ha ayudado a no dejar que el proyecto decaiga.

Alumnos estadounidenses financiaran al proyecto con los cursos que se impartirán, dado que el Ministerio de Hacienda español boicoteó la subvención que ya tenían preasignada. Se ha tenido que llegar a acuerdos con la Universidad de Carolina del Norte (Estados Unidos) para crear allí una escuela de campo destinada a sus alumnos. La universidad enviará a quince alumnos a cambio de 5.000 dólares, podrán excavar allí y conseguir créditos para dos asignaturas… algo que los españoles no verán, por supuesto.

El Ministerio de Hacienda dejó en la estacada a las universidades españolas… y también éste proyecto. Alumnos extranjeros aprenderán con profesores españoles en el lugar donde el hombre se puso en pie como hombre, en vez de hacerlo estudiantes españoles, que sería lo más lógico.

Se intentará volver a pedir dinero al Ministerio de Cultura, pero no esperan obtenerlo. Aunque se han publicado al menos cuarenta artículos importantísimos de todo lo que se ha descubierto en la zona.

El Proyecto Olduvai consiguió permiso para sacar reproducciones y originales de 200 piezas del Museo Nacional de Tanzania, donde se acumula todo lo descubierto hasta ahora en la Garganta de Olduvai. Muchas de esas piezas han sido encontradas por nuestros arqueólogos, y la forma que el país tanzano tiene de recompensarnos el esfuerzo que hemos puesto en el proyecto y en ellos, ahora es recompensando. Se ha creado una espléndida exposición para poder ser visitada por los ciudadanos de a pie, y que puede ser visitada desde febrero de 2014 hasta julio de 2014.

La exposición ha sido financiada entre el Arqueológico de Madrid y el Museo de la evolución Humana de Burgos, colaborando además el Instituto de Evolución en África (IDEA). Y justamente es el Museo Arqueológico Regional de Madrid, que se encuentra en Alcalá de Henares, quien muestra éste contenido de forma temporal dado que estará solamente hasta el 6 de Julio de 2014. Toda la exposición cuenta con recursos museográficos actualizados, y se han recreado réplicas en moldes y escáneres en 3D. Además cuenta con piezas originales de restos de útiles, así como de huesos de animales hoy ya extintos encontrados en la zona.

Restos de huesos de animales ya extintos, hasta ahora jamás expuestos en ningún museo, utensilios originales de piedra explicados para entender como estos antiguos moradores de la zona aprovechaban los recursos y el medio que les rodeaba. Una réplica de las famosas huellas de Laetoli, que hicieron que la casualidad nos diera hoy mucha información al respecto.

La llamada “Joya de la Corona” por los investigadores y científicos son los restos de un homínido datado hace 1,26 millones de años y que fue descubierto durante las excavaciones realizadas en Olduvai en 2010.

La entrada a la exposición es gratuita, y es una forma de acercarnos a los restos que los arqueólogos, paleontólogos, biólogos, geólogos, paleobotánicos, tafónomos, restauradores y químicos orgánicos a las órdenes de Dominguez-Rodrigo y Baquedano, han sacado con sus propias manos del lugar al que hoy se considera la Cuna de la Humanidad.

Si no quieres perdértela, aún hay tiempo. Se puede mirar más información en la web del propio Museo en este link. El museo abre todos los días de la semana salvo el lunes, y el domingo por la tarde. La Cuna de la Humanidad, está un poco más cerca para todos.

Cráneo de Homínido que preside la Exposición del Museo Regional de la Comunidad de Madrid en Alcalá de Henarés.

Cráneo de Homínido que preside la Exposición del Museo Regional de la Comunidad de Madrid en Alcalá de Henares.

Todas Gamers

Pibones jugones comentan videojuegos en tu zona

La Manzana de 8 Bits

Blog sobre videojuegos y tecnología.

Luz De Isis

Clan de Guild Wars y Guild Wars 2

Blog de Jack Moreno

Un blog de Joaquín Moreno sobre recursos, literatura y ciencia ficción

Tomb Raider World

Sitio web español de Lara Croft & Tomb Raider

Maldiciendo mi trabajo

Cuentos para no dormir de un técnico informático

Videojuegos con Café

Videojuegos, opiniones y café.

Alex's Tomb Raider Blog

RISE OF THE TOMB RAIDER

The Archaeology of Tomb Raider

Exploring Art & Archaeology Through the Tomb Raider Series

Follow that Raven...

Into the Mirror

Days in Tyria

Guild Wars 2

Recorriendo Tyria

Aventuras y desventuras por el mundo de Guild Wars 2

Huerta Solar Amigos de la Tierra

Dejemos de ser tratados como testigos de piedra. Desobedezcamos a la política energética del oligopolio y de los gobiernos cómplices actuando contra el cambio climático desde la ciudadanía, apoyando proyectos de energías renovables responsables. Juntos podemos.

The Traveller of Tyria

Exploring the Wilds of Tyria (A GW2 Blog)

Prehistoria UCM

NOTICIAS / NEWS / NOUVELLES

A %d blogueros les gusta esto: