El Rincón del Pensamiento

Entradas etiquetadas como “Este Pequeño Mundo

Canto de Sirena


Luis Robayo/AFP/Getty Images

Es el mayor animal de la Tierra, no solo en la actualidad sino también el mayor del que se tenga noticia en la Historia de nuestro planeta. El mayor dinosaurio caminó por la Tierra durante la era Mesozoica y pesaba unas noventa toneladas. Sólo el pez hoy extinto conocido como Leedsichtys alcanzó las ciento veintidós toneladas, acercándose al tamaño de este mamífero marino, que a día de hoy aún surcan algunos de nuestros mares.

Recientemente he podido ver un documental sobre los incidentes que han acabado con la vida de varias personas, en varios países distintos, y en varios Acuariums del mundo. El reportaje hablaba de cómo estas personas fallecían debido a accidentes con estos cetáceos. Cierto es que estos pobres animales, en concreto orcas, son muy distintos de las ballenas azules. Pero también es cierto, que es muy fácil culpar al animal o a los entrenadores fallecidos tras los incidentes, cuando ninguno es culpable de lo ocurrido.

Recuerdo que mientras veía el reportaje, y miraba a esas maravillosas criaturas confinadas en espacios reducidos, siendo alimentadas mientras se les pedía hacer carantoñas a los espectadores de las gradas, sólo podía pensar en una cosa: los circos romanos.

Soy la primera, que daría cualquier cosa por poder contemplar o estar cerca de un animal tan maravilloso. Que me fascina cualquier cetáceo, de cualquier familia y mi imaginación vuela hacia los confines del mar. Pero también comprendo que el hombre está acostumbrado a creer que puede domesticar su entorno a su antojo. Y una orca, una ballena, un león o un lobo serán siempre eso… animales salvajes. Que podrás encerrarlos para poder contemplarlos y ver cómo son, algo que sería imposible en libertad, pero que eso lleva un coste, y el que más paga en este caso, es el animal confinado.

Pero, al fin y al cabo, eso mismo era lo que hacían los romanos en los circos ¿no? Al menos allí eran humanos contra humanos la mayoría de las veces.

Se sabe tan poco sobre los cetáceos, que aún se estudia cómo se comportan. Se sabe que proceden de una misma familia prehistórica, que acabaron dividiéndose en dos, los cetáceos con barbas (ballenas francas, de Groenlandia, la ballena gris, la ballena pigmea, los rorcuales o ballena azul y las ballenas jorobadas o yubartas) y los cetáceos con dientes (los delfines oceánicos y de río, la orca, la marsopa, el cachalote común, enano y pigmeo, los zafios, la belga y el narval) . A día de hoy, se ha podido comprobar que tienen una parte del cerebro totalmente distinta a la de un cerebro humano, y otra zona que les hace altamente sociables. De ahí que se muevan en manada, de ahí que las hembras y las crías viajen juntas de por vida, de ahí que necesiten estar con los de su especie y su zona y que si se las separa, sufren. Son tan sociables que necesitan cantar y comunicarse entre ellas. Estamos centrados en pensar que somos la especie más inteligente porque poseemos el lenguaje. Somos tan egocéntricos, que no comprendemos que la comunicación en la naturaleza tiene muchas formas. Quizás seamos “los reyes de la comunicación”, pero no somos los únicos.

Seguro que todo el mundo al pensar en orcas, piensan en su apodo de “asesinas”, o tienen en la mente ese video en el que un grupo de orcas se mueven alrededor de un indefenso león marino tumbado en un trozo de hielo enorme, y entre varias de ellas, logran hacerle caer al mar acabando con su vida. ¿Eso es cruel? Sinceramente creo que es más cruel ver a hombres matando a hombres, por el mero hecho de una ideología, una raza, por dinero o porque sí, simplemente. Me parece cruel ver a hombres matando a especies a tiros en un safari africano por diversión, o haciendo lo mismo en una plaza de toros convencidos de que esa especie, se cría para ese momento de espectáculo. Pero en cambio, a la orca la apodan asesina por el mero hecho de cazar para comer. La naturaleza es dura, es vivir o morir. Cazar, o ser cazado. Y el  león caza gacelas, el lince conejos, el águila ratones, el tiburón a otros peces y las orcas focas. Y sólo el hombre es el hipócrita que apoda asesina a otras especie. Nos hemos desvinculado tanto de la naturaleza, que nos olvidamos siempre de cuando realmente formábamos parte de ella, y o cazábamos para comer, o acabábamos en el menú de alguna otra especie.

Y eso, aunque nos parezca horrible, no ha cambiado para el resto de especies del planeta.

Anuncios

El Futuro No Está Escrito, Porque Sólo El Pueblo Puede Escribirlo


Adolfo Suares - Foto de EFE

Adolfo Suárez – Foto de EFE

Hoy día, con todos los problemas que vive el país, y con todo lo que sacude en el cartel político es muy difícil pensar en alguien que en un papel como tal, el de la política es España, pueda tener crédito y sobre todo, pueda dar confianza.

Ayer falleció en Madrid tras una larga y dura enfermedad, alguien que habiendo sido político, a mi juicio, es la antítesis absoluta a la definición que a día de hoy tenemos de alguien en ese papel.

El desencanto por parte de la ciudadanía con respecto a los políticos en general, me hace pensar que en tiempos también muy difíciles, el pueblo sí tuvo políticos que merecían la pena. Hoy día, deberían tomar ejemplo de él. De su papel, de lo que hizo y de lo que no hizo.

En mayor o menor medida, creo que mi país se siente orgulloso de este político, mientras aborrece a todos los demás. Siento pena por su pérdida, y a la vez siento el respecto que mis padres, y mis abuelos tuvieron por su persona, dado que vivieron en sus carnes (como yo vivo ahora en las mías lo que los políticos de mi tiempo están haciendo), lo que un hombre como él alcanzó a hacer para aquel presente, y el futuro incierto que tenían delante.

Me quedo con esas frases que alguna vez he escuchado en la voz de mis mayores. Frases como la del encabezado de esta entrada, o como aquella que recuerdo en la que como político, aseguraba prometer una España para todos, que no corriera peligro por la ambición y los privilegios que en esa época tenían solo unos pocos. Siento pena al ver que todo lo que se ha logrado durante años, “politicuchos” de ahora estén acabando con ello día a día. Ese futuro que DON Adolfo Suárez pensó para su país, duró lo justo en manos de esos ambiciosos y privilegiados que jamás podrán llevar el apelativo de “don” en sus nombres.

Deberían besar el suelo por el que este luchador ha pisado. Dio ejemplo en su día cuando dimitió, porque los políticos SÍ pueden dimitir, aunque hoy en día eso parezca impensable. Aún habiendo sido presidente del gobierno, una vez dejó su puesto, se negó a recibir cualquier remuneración con cargo al Estado por su condición de exjefe del Gobierno. Igualito que muchos ¿verdad?

Recuerdo también un comentario suyo, dejando claro que por su parte, no existiría negociación ni amnistía para quienes empuñen armas contra la autoridad legítima con desprecio de la vida humana…

A mi juicio, oficialmente desde ayer, la honradez en política queda huérfana de por vida.

Su ejemplo, debería ser el de muchos que a día de hoy se hacen llamar políticos. Claro, que para que esos ocurra, primero tendrían que saber qué es predicar con el ejemplo.


Minientrada

Todos íbamos en ese tren


20140312-132836.jpg


Has decidido que te la llevas.


Palabra de Risto

AFTERSHARETV_Risto_3_Bitono_bajaArtículo publicado el domingo, 7 de julio de 2013 en ElPeriódico.com.

“Has decidido que te la llevas. La noticia ha caído como un mazazo sobre la familia. Un mazazo de los que te rompe por dentro pero te une por fuera. Un mazazo que aplasta cada año más de 200.000 familias sólo en España. Otra familia que se ve obligada a recordar que sólo se tiene a sí misma cuando alguien se viene o se va.

Has decidido que te la llevas. No has sido ni para decirlo a la cara. Nos lo has hecho saber desde tu escondite, la putrefacta caverna microscópica en la que llevas meses atrincherado, agazapado detrás de un asterisco que venía en un sobre muy parecido al de las facturas, como si alguien te hubiera pedido la cuenta, el qué se debe, l’addition.

Cobarde, que eres un cobarde. Mal rayo te parta. Ni un…

Ver la entrada original 592 palabras más


Si no subes la montaña, no puedes ver el valle (proverbio chino)


Es curioso como es el mundo.

Mientra escribía el post anterior tenía puestos los ojos en un lugar concreto del planeta. Yo pensando en lugares del mundo para ver y casualidad o no, al repasar el sábado las redes sociales me enteré que un famoso montañero español se había quedado atrapado en la cima del mundo y se estaba buscando la forma de rescatarle. Con la vista puesta ahí y pensando en lo que puede llevar a una persona a poner en riesgo su vida por lograr subir al punto más alto del planeta, escribía aquella entrada. La verdad es que en ese momento lo primero que se me ocurrió era ¿qué se vería desde tan alto? Supuse que nubes, cielo y un horizonte sin fin. Entonces pensé en escribir sobre sitios por ver o que he visto con menor riesgo, sin duda.

El domingo ya con la entrada extructurada se decía en esas mismas redes sociales que estaban muy cerca de rescatarle tras pasar tres dias con sus tres noches al raso, herido por una rotura de tobillo, acompañado por su sherpa y amigo, mientras esperaban juntos la llegada de comida, agua y oxígeno. Y todo esto a una altura de 7.300 metros a temperaturas de más de veinticinco grados bajo cero. Era cosa de horas… Y de suerte.

Sin perder de vista las redes sociales, caí en el blog del montañero atrapado… La tecnología de hoy día hace cosas tan increíbles como poder leer algo de él publicado en su blog horas antes de comenzar su aventura de alcanzar uno de los lugares más altos de planeta: el Dhaulagiri, en la cordillera del Himalaya.

¿Que sería de la humanidad sin personas que pusieran su vida en riesgo por alcanzar los confines del planeta? ¿O del espacio? Posiblemente America seguiria sin ser descubierta, y no hubieramos pisado la Luna. El Himalaya es una de esas zonas también. Es la cordillera que poéticamente dicho, está más cerca del cielo. Y en ella están diez de las catorce cimas de más de 8.000 metros de altura, incluyendo al Everest con sus 8.848 metros y llamado por su nombre original Sagarmatha (“La frente del cielo”).

catorce-ochomiles-29

Desde que expediciones de todos los paises hiciera rutas por toda la cordillera dejando sus pasos, abriendo sus caminos y poniendo en peligro sus vidas en sus cimas, la sed incansable del hombre por superarse y subir, subir, subir y tocar con sus pies el techo del mundo no ha cesado. Y sinceramente, viendo algunos de estos lugares en cierta forma entiendo ese magnetismo que les lleva a cruzarse el planeta para estar allí. La belleza debe ser única. Para muestra algunos datos desde este link de lo que os digo: Catorce Ochomiles.

Una buena amiga, antes de emprender la marcha hacia el Dhaulagiri, al despedirnos, con voz firme me dijo:
-Tal como hacía mi abuelo, simplemente te diré una cosa: Sé sabio!
Que importante es encontrar los momentos en esta vida para ser sabio! Para saber escuchar todo lo que te rodea, a la gente que te quiere y lo más difícil en tu talante interior que marca el devenir.
En estos días que iniciamos, ya hemos llegado al punto de inflexión. Estamos allí donde queríamos. Estamos allí donde tantas veces lo habíamos deseado. Ahora, estamos en donde la ilusión comienza a hacerse realidad. Hoy iniciamos la partida definitiva, estamos metiendo el bien más preciado, nuestra propia existencia, al servicio de una quimera, que en definitiva es una dualidad entre un romance con la montaña y la propia pasión por la vida.
Hoy 19 de mayo seguiremos el camino hasta el campo I, mañana 20 aterrizaremos en el campo II, pasado mañana 21 instalaremos el campo III a 7400m en medio de una soberbia arista colgada en el infinito. Y esa misma noche, envueltos por el frío, el abismo de la noche, la falta de oxígeno, los nervios y si las fuerzas nos son propicias y la climatología favorable: intentaremos ser sabios, escuchando a la gente que nos quiere y midiendo nuestros deseos y anhelos de libertad que nos dan la vida.
No hay viento favorable para el que no tiene un puerto de destino. (Séneca)
Asunta, Aina, Matilde, Oscar, amigos, amigas, a la vuelta compartimos la vivencia en forma de aventura!

Estas son las palabras que Juanjo Garra escribía horas antes de hacer la subida a una de esas cumbres. Estaba emocionado, lo vivía de tal forma que deseaba por encima de todo compartirlo con todos. Y así lo hizo. Horas después en su mismo blog anunciaban el incidente y de los intentos de rescate por parte de compañeros suyos, que no iban a dejar el empeño de alcanzarlo.

El lunes, por la mañana, al acceder de nuevo a las redes sociales se sabía la noticia desde el otro lado del mundo: Tras pasar cuatro noches a la intemperie luchando en la espera de sus compañeros, Juanjo fallecía. La montaña no le dejó escapar. Y quiso quedarse con él para siempre.

He leído después palabras escritas por él mismo sobre los días previos al ascenso. De su llegada a la zona, de los preparativos, y de todo los cálculos hechos para realizar una hazaña así. Pero sobre todo he leído sobre el amor que sentía a lo que hacía, y a las personas que estaban con él para poder alcanzar esos lugares donde las condiciones climatológicas, y las condiciones físicas hacen de ello una prueba al límite para el cuerpo humano. Es increíble el respeto con el que los buenos montañeros de estas cumbres tan abismales, respetan estos lugares. Hablan de esos mastodontes de piedra como si de criaturas vivas se trataran. A tal punto de respetar cualquier detalle que ocurra en su estancia para la preparación de la subida y esperando a que la propia montaña les permita coronarla.

Hoy día 29 se cumplen sesenta años desde que el primer hombre puso el pie en el techo del mundo, El Everest. El neozelandés Sir Edmund Hillary y el nepalí Tenzing Norgay Shera lograron algo así por primera vez. Alcanzar esas alturas del planeta implica, niveles de oxígeno mínimos, nieves perpetuas, hielo y grietas alrededor y frío extremo de temperaturas de treinta bajo cero además de vientos peligrosísimos. Y todo, eso sumado a una climatología tan cambiante que sólo se puede pensar en subir a su cima en días contados con los dedos al año.

Pero ¿qué es lo que se ve desde allá arriba?

Aquí un vídeo de lo que se ve exactamente. Y una imagen del punto exacto del punto terrestre más alto del planeta.

 

Esta es la vista que tienen todos aquellos que soñaron un día con alcanzar este lugar, amando lo que hacían por encima de todo. Poniendo su vida en peligro por tocar el cielo.

P5260717

Para aquellos que sólo podremos pensar en llegar a un lugar así en sueños, una imagen de lo que vemos desde abajo. Sin duda un lugar perfecto para descansar por toda la eternidad.

Proyect Everest Glaciers Works


Voyage, voyage…


Me encanta viajar. Siempre imaginaba que un día podría hacerlo constantemente. Siempre pensaba que estar quieta era como dejar pasar el tiempo sin sacar provecho a esa oportunidad. Mis padres fomentaron desde niña justamente eso: ver sitios, cerca, lejos… donde fuera. Siempre pensaba que en un futuro yo haría lo mismo con futuras generaciones. Me inculcaron que conocer otros lugares, te enseña lo diferente que es la gente y las costumbres que cada uno tiene, y te une más a la raza humana. Porque en el fondo, todos estamos en el mismo planeta y por diferentes que parezcamos ser, realmente no lo somos tanto.

Creo que por eso he tenido mucha suerte. Porque no todo el mundo ha visto prácticamente el 80% de su propio país y ha tenido la oportunidad de incluso ver lo que hay al otro lado de sus propias fronteras.

Se que en el fondo, he visto muy poco. Pero realmente lo que he podido ver me ha encantado. Guardo en mi retina sitios concretos, y momentos concretos que me arrancan la nostalgia al pensar en ellos y otros que me hacen pensar en la vez que soñé con verlos, y lo que sentí justo en el momento de estar allí. Por desgracia, para las persona de a pie, para poder conocer primero hay que ganar dinero para poder viajar, y esas dos cosas están regañadas bastante. O por el tiempo que te deja el trabajo, o por el dinero… o por ambas cosas. No tengo la suerte de tener un trabajo que me lleve a otros sitios, y los que he visto ha sido gracias al esfuerzo (y en estos tiempos que corren) la suerte de poder ahorrar para verlos. Siempre he dicho que si de casualidad una lotería me cambiaba la vida, lo tendría muy claro: Viajar.

Mi lista de pendientes es larguísima xD Tengo claro que algunos de los que he visto los repetiría sin dudarlo. Y entre los pendientes, Nueva York o Egipto son esos DOS GRANDES que al menos por mi parte he planeado desde que aprendí en el caso de la ciudad que nunca duerme, la letra de la canción de Frank Sinatra cuando mi inglés no era más que el de los colores… De momento no se ha dado. Imagino que por alguna razón, o al menos eso es lo que espero. Quizás no la vea nunca, pero mientras esté el “quizás” de por medio, ya se sabe…

Y en el tiempo de espera (que ha sido siempre muchísimo) no dejar de contemplar en la lejanía. Bendito sea Internet que nos ha abierto las puertas a algo que hace 20 años era impensable. Ver otros lugares sin necesidad de moverse, y por tanto: gratis. Uno de estos sitios que me encanta mirar para arrancarme esa espinita en la espera es la web www.minube.com La red de redes hace posible estos sitios. Gente de otros lugares, de otros países, suben ahí sus fotografías de lugares del planeta que visitan, permitiendo a otros poder verlo: Nueva Zelanda, Hawaii, El Gran Cañón, Tierra del Fuego, San Petersburgo, Florencia… Groenlandia. ¿Imagináis? Cualquier sitio está allí. Y si no, siempre puedes ir y subir tu experiencia.

Creo que es el sitio ideal donde mirar mientras esperas.


Dos siglos de Wagner


Despertaba pasión y polémica… O se le amaba o se le odiaba.

Se cumplen doscientos años del nacimiento del compositor de óperas que a todo el mundo seguro le suena.

Cuando yo pienso en Wagner, no sólo me vienen a la cabeza nombres como: “El anillo de los Nibelungos”, “Tannhäuser” o “Tristan e Isolda”… Me viene a la cabeza un lugar creado prácticamente entero pensado en él y esas historias llevadas a música celestial que fueron sus obras. Pero para poder explicar esto, hay que contar un cuento. Asi que…

“Érase una vez… en una hermosa montaña, un precioso castillo enclavado en ella. En él vivió un rey, uno que amaba tanto lo que hacía, y amaba tanto a su músico favorito, que decidió construir el castillo más hermoso que imaginó y llenarlo de estancias repletas de todas aquellas pinturas, mosaicos y tapices que sus artesanos pudieran crear sobre las obras de su amado músico”. Podría parecer el comienzo de una historia al más puro estilo Walt Disney, pero no lo es. Sigo con mi cuento…

“Los súbditos del rey, viendo el derroche que éste hizo para construirse aquella morada, trataban por todos los medios de desprestigiarle, y no dudaron un momento en acabar apodándole “El loco” creando a su alrededor historias para fomentar aquello. Pero el rey sólo quería llenar su soledad y la tristeza que le provocaba su frío entorno de esa forma por lo que quiso construirse aquel lugar. Nadie le apoyaba, sólo el pueblo veía en aquel lugar construirse poco a poco la que parecía ser la residencia más hermosa de su soberano, así como su prima, que quería muchísimo a su adorado primo y se veía muchas veces identificada con su amor a las artes y las letras, sabiendo que era un incomprendido por la gente de la corte, como le ocurría a ella.

Y para cuando el castillo aún no había estaba finalizado su idolatrado músico falleció y ni siquiera pudo ver terminada su obra. Y el rey sintió muchísimo aquella pérdida. Y un día, y a una temprana edad, aquel rey querido al final por su pueblo aunque no tanto por los que le rodeaban en la corte, falleció a temprana edad en circunstancias bastante sospechosas: ahogado en un lago. Y tampoco pudo ver acabada su obra por dentro, aunque el castillo en sí estaba construido por completo, e incluso había podido pasar un tiempo viviendo en él”.

Y al final sólo pudo residir en él 172 días. No todos los cuentos han de tener un final feliz ¿no? Y éste es un cuento real, de una persona real y de un sitio también totalmente verídico. Al músico amado por el rey ya le he nombrado: Richard Wagner. El rey, era el monarca bábaro Luis II, y la prima de éste, la emperatriz Elisabeth de Austria, mayormente conocida como Sissi. Y el castillo, también real, es el Castillo Neuschwanstein en Füssen, Alemania. Toda una joya, enclavada en la montaña, entre el bosque y el cielo, que con absoluta seguridad alguien loco, jamás hubiera podido llevar a cabo. Aquel, como su prima, llegó a odiar las intrigas palaciegas, las guerras entre países por un control absurdo donde sólo los más débiles sufrían. Por ello, se volvió un rey solitario, dentro de su propio mundo, uno en el que las óperas de Wagner eran su fondo musical, donde todo era noble y bello, y de esa nobleza y belleza quiso rodearse. Y sin duda lo consiguió.

Cada rincón de ese castillo, es más bello que el anterior. Y los anteriores son hermosamente bellos.

 photo tristan_isolda-2.jpg

El rey mandó dibujar a varios artistas todas las habitaciones. En la antesala de la habitaciones del rey y el vestíbulo del tercer piso, aparecen escenas de “La leyenda de Sigfrido”, y de “El cantar de los Nibelungos”, que Wagner usara para su ópera “El Anillo de los Nibelungos”.

La sala del trono es algo que jamás he visto en ninguna otra parte ni remotamente parecido. Se pensó en ella como si se quisiera construir una basílica. En el lugar del trono está el ápside, que nunca llegó a terminarse porque el rey falleció antes. Aparecen imágenes de la lucha de Sigfrido con el dragón por ejemplo, la lucha eterna entre el bien y el mal forman parte de sus paredes. El suelo del la sala está repleto de hermosos mosaicos simbolizando la vida de animales y plantas en la tierra.

 photo entradaalhalltercerpiso1.jpg

En el comedor, pueden contemplarse escenas del castillo de Wartburg durante la competición de los trovadores que el propio Wagner usara para su ópera sobre la “Leyenda de Tannhäuser”. Allí aparece representado Parsival e imágenes del poema medieval. También en el despacho del rey aparece la leyenda de Tannhäuser, poeta y trovador errante, así como la antecámara o también llamada la sala de los cantores donde posee pinturas de este famoso trovador. En Alemania es muy famoso, y en la Edad Media, este personaje viajaba acompañado de su violín de castillo en castillo.

Es también precisamente en la sala de los cantores donde además aparecen dibujadas las leyendas dedicadas en la Edad Media al Grial como en Parsifal y su padre Lohengrin, conocido como el Caballero del Cisne. Para recrear ésta obra se pensó en la llamada gruta de Venus, una gruta subterránea  con un lago navegable una cascada y una luna artificial. Como el diseño original era enorme, se dejó en el castillo una réplica más pequeña recreando esta gruta en otro castillo del rey.

 photo parsifalcontraelcaballerorojo.jpg

El lugar más hermoso sin duda, es el lugar donde el rey dormía. Toda la estancia de su cuarto está tallada en madera de roble de estilo post-gótico, y su gigantesca cama poseía un baldaquín gigante. Todo el cuarto posee murales de escenas de la leyenda de Trista e Isolda, también usado por Wagner en su ópera. Fue precisamente en esta maravillosa habitación donde los médicos le dijeron al rey que había perdido el juicio, declarándole por tanto incapacitado para reinar.

La llamada sala de fiestas y conciertos, ni siquiera llegó a ser utilizada por el rey, dado que se estrenó mucho después para festejar el 55 aniversario de la muerte de su músico favorito.

 photo isoldamuertadeamor.jpg

Y aun así, le tachaban de loco. Alguien capaz de realizar en aquella época un lugar de ensueño… y moderno para aquel entonces. Todo el castillo tenía luz eléctrica, agua corriente, y una cocina que aprovechaba el calor por medio de un sistema sacado de bocetos del mismísimo Leonardo Da Vinci, así como el que podría ser sin duda el primer teléfono móvil, con una cobertura de seis metros. Y sí, hablamos del año 1886 cuando oficialmente se dio por finalizado.

Un niño que con seis años vio en su padre Maximiliano II, alguien a quién admirar cuando adquirió un castillo repleto de pinturas de la leyenda del “Caballero Cisne” y que desde ese momento sólo pensaba en construir él mismo con sus manos sus propios castillos, repletos de las mismas maravillosas leyendas donde escenificar a su héroe favorito, bautizando aquel castillo precisamente con el nombre de su ave voladora favorita precisamente por esa leyenda, el Cisne.

Y por creer en cosas hermosas, y soñar con ellas para hacerlas realidad… Le llamaban loco.

 photo 102695-end-1.jpg